Hubo un cambio de defensa. La indagatoria será a fines de noviembre.

 

El fiscal Carlos Stornelli

El fiscal Carlos Stornelli pidió demorar la citación indagatoria prevista para este viernes en la causa D’Alessio. Es que después de anunciar que quería declarar y de que se le fijara audiencia para este viernes, el fiscal del caso Cuadernos decidió cambiar de abogado: ya no lo defiende Roberto Ribas, que presentó su renuncia, sino que designó al letrado Juan Martín Cerolini, indicaron a Infobae fuentes judiciales. El juez Alejo Ramos Padilla sostuvo que hasta que no se concrete la indagatoria sigue vigente la declaración de “rebeldía” en el expediente.

A partir de esto, Cerolini presentó su escrito en el juzgado de Dolores asumiendo el cargo pero solicitó una prórroga para declarar a fin de mes a la espera de conocer bien el expediente y las pruebas que pesan sobre su cliente. Tras la presentación de Cerolini en Dolores, el juez Ramos Padilla reprogramó la indagatoria para el 29 de noviembre.

Marcelo D'Alessio

Cerolini ya intervino en la causa como defensor de otros dos imputados: un prefecto que había sido inicialmente sobreseído y un despachante de Aduana que fue acusado de pedirle dinero a los hijos de Ricardo Barreiro, nombrado por la prensa como el jardinero de Cristina Kirchner que estuvo preso en el expediente de Oscar Centeno.

En su escrito, Ramos Padilla recibió los escritos de Ribas y Cerolini sobre la defensa de Stornelli. También la renuncia de Cerolini a la defensa de Carlos Liñani, quien ahora será representado por la defensa oficial. Sin embargo, el juez resolvió que por estas horas siga al frente de la representacióbn de Stornelli el abogado Ribas hasta tanto se aclare si puede haber conflicto de intereses para Cerolini.

Precisamente, Ramos Padilla le pidió a Cerolini que aclare la situación “pudiendo existir intereses contrapuestos por el ejercicio sucesivo de las defensas de Liñani y -ahora- la de Stornelli, por la posible conexidad entre esta causa” y el expediente que instruye el juez Julián Ercolini en donde se investiga a Liñani, denunciado por el fiscal Carlos Rívolo. Se trata de la causa en donde Ramos Padilla le pidió a Ercolini que se la remita a Dolores.

“Una vez formuladas estas aclaraciones, se proveerá en relación a la renuncia del Dr. Ribas y de la designación del Dr. Cerolini en su reemplazo como letrado defensor de Carlos Stornelli. Hasta tanto ello ocurra, y a fin de no afectar el derecho a la defensa, el Dr. Roberto Ribas deberá continuar en el ejercicio del cargo oportunamente conferido”, se añadió.

El juez añadió en la resolución a la que accedió Infobae: “debe señalarse que en la víspera, y a solicitud de Carlos Stornelli, se fijó fecha para la celebración de la audiencia indagatoria para el día 15 del mes en curso. En el día de la fecha, se presenta nuevamente el Dr. Stornelli, ahora con la designación de un nuevo letrado defensor, y requiere se reprograme esa audiencia ‘por razones de agenda’ de su nuevo abogado ya que éste se encontraría imposibilitado de asistir antes del 29 de noviembre. Teniendo en cuenta que debe garantizarse su pleno derecho a la defensa y más allá de lo expuesto en el párrafo anterior, en función de lo solicitado, fíjase audiencia a los mismos fines y efectos, para el día viernes 29 de este mes a las 11 hs. A dicha audiencia podrá concurrir con un abogado defensor de su confianza, ser asistido por la Defensa Oficial e incluso defenderse personalmente atendiendo a su condición de letrado”

“Hasta tanto se efectivice la audiencia indagatoria referida, no habiendo variado las circunstancias fácticas y jurídicas tenidas en cuenta al momento de resolver su declaración de rebeldía el día 26/03/2019, estése a lo allí dispuesto, sin perjuicio de la posibilidad del Dr. Stornelli de solicitar se anticipe la fecha de audiencia fijada para hacer cesar su situación de rebeldía en este expediente”, se añadió.

A Stornelli se lo acusa de ocho hechos que tienen que ver con una participación en maniobras de espionaje y extorsión. Entre ellos aparecen los casos del empresario Pedro Etchebest, denunciante original del caso que nació en Dolores, y un ex gerente de la petrolera venezolana Pdvesa, Gonzalo Brusa Dovat, pero también el supuesto intento de una cámara oculta al abogado José Manuel Ubeira, defensor del ex titular de Yaciretá, Oscar Thomas. Todas esas imputaciones surgieron después de la detención de D’Alessio.

Stornelli nunca se presentó en Dolores. Aseguró que esa causa era una maniobra armada para atacar la investigación de los cuadernos. Y se constituyó como querellante en la llamada causa por la “Operación Puf”, un expediente que nació de escuchas a presos kirchneristas en donde se hablaba de la denuncia de Dolores.

 

A diferencia de Brasil y Estados Unidos, el presidente Mauricio Macri resolvió, por el momento, no pronunciarse sobre el proceso político tras la asunción de la senadora boliviana como mandataria luego de la renuncia de Evo Morales.

 

Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia (Reuters)

El presidente Mauricio Macri evitará, por el momento, reconocer a la senadora Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales, a diferencia de las manifestaciones públicas de funcionarios de Estados Unidos y Brasil. Así lo afirmaron a Infobae fuentes de Cancillería: "No vamos a pronunciarnos por el momento; entendemos que es la máxima autoridad del Senado pero no hay elementos suficientes para reconocerla como presidenta, es algo que estamos estudiando”.

La crisis de Bolivia pasó a ocupar un lugar central en la agenda política de la Argentina. Ayer, previo a la asunción de Áñez como presidenta interina en una sesión del Congreso sin quórum, que no contó con la presencia de los congresistas del MAS, Macri repudió la violencia en las calles del país vecino, evitó calificar el proceso como un “golpe de Estado" y pidió elecciones libres y justas.

El presidente Mauricio Macri

Esta es la postura oficial del Gobierno, que se verá reflejada durante la sesión especial que se desarrollará durante la tarde de hoy en el Congreso, donde el oficialismo consensuó un discurso para las discusiones en Diputados y el Senado con referencias al “quiebre del orden institucional” y cuestionamientos a la falta de transparencia en las elecciones bolivianas.

Los gobiernos de Donald Trump y Jair Bolsonaro, en tanto, sí reconocieron la presidencia provisoria de Áñez. “La presidenta en funciones del Senado ha asumido las responsabilidades de presidenta interina de Bolivia”, declaró en las redes sociales el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado, Michael Kozak.

Y agregó: “Esperamos con interés -añadió- trabajar con ella y otras autoridades civiles del país mientras organizan elecciones libres y justas lo antes posible de acuerdo con la Constitución”.

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Uno de los mandatarios que sí reconoció la presidencia interina de Áñez

Por su lado, el canciller de Brasil Ernesto Araújo indicó que la senadora boliviana opositora asumió “legalmente” como mandataria interina y se está cumpliendo la Constitución en Bolivia. “Nuestra percepción es que la Constitución se está siguiendo, interinamente, claro”, aseguró Araújo a la prensa, al llegar a una cena con representantes del Brics (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica).

A su vez, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, consideró que la misión de Áñez es “guiar una transición constitucional hacia una elección presidencial”. “Son una inspiración para nuestro país, tenemos la convicción que lograremos la libertad”, manifestó a través de las redes sociales.

Asilado en México, Evo Morales consideró que con la proclamación de una presidencia interina “se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia”. Además, denunció “ante la comunidad internacional” que el acto de autoproclamación de una senadora como presidente "viola la CPE (Constitución Política del Estado) de Bolivia y normas internas de la Asamblea Legislativa. Se consuma sobre la sangre de hermanos asesinados por fuerzas policiales y militares usadas para el golpe”.

La postura de Macri difiere a la del presidente electo Alberto Fernández, que reveló en las últimas horas una conversación con el actual Jefe de Estado sobre la crisis que atraviesa Bolivia: “Lo llamé preocupado y le dije que la vida de Evo corría peligro y que había que hacer algo”.

En una entrevista con Viviana Canosa en Nada Personal por Canal 9, Fernández contó lo que charló con Macri: “Me habló de las dificultades de traerlo a la Argentina porque creía que el momento era complejo por la transición, algo que no comparto, no estoy de acuerdo” sostuvo.

“Lo que hizo la OEA, las Fuerzas Armadas, y la policía, me pareció todo turbio. Supongamos que la OEA dijo la verdad, la realidad es que Evo aceptó y llamó de nuevo a elecciones. El problema no eran las elecciones, sino que querían elecciones sin Evo Morales. Espero que Bolivia recupere la democracia tan pronto pueda sin proscripciones”, expresó Fernández.

 

Pese a que ya trascendieron varios nombres, el presidente electo se niega a confirmar quiénes serán sus ministros para evitar que se desgasten antes de asumir.

 

Esta semana con la reunión del Grupo de Puebla y su rol en la salida de Evo Morales de Bolivia, Fernández se puso en el centro de la escena regional

Como lo hizo Néstor Kirchner. También como Cristina Fernández. El electo presidente por el Frente de Todos espera poder preservar los nombres de su futuro gabinete el mayor tiempo posible, probablemente hasta la semana anterior a su asunción. Al menos planea guardarse para sí aquellos nombres sobre los que no ha dado más que señales confusas. Para sumar capital político a su arranque apelará a la sorpresa, en la medida de lo posible, y a preservar del desgaste público a las figuras centrales. Además tiene mucho por conversar con Cristina Kirchner, frente a frente.

La transición y el armado del equipo sufrieron una pausa por varias razones. En primer lugar en el entorno del futuro presidente creen que Mauricio Macri piensa más en el márketing y en cómo contar la transición que en el recambio real. De hecho ha habido cruces de información entre los allegados a ambos pero no reuniones formales de traspaso de información. La documentación es pública y solo falta la puesta al día para actualizar los últimos datos, sostienen ahora en la zona de Puerto Madero varios funcionarios que pasaron por varias administraciones públicas. “Con la clave de wi fi arrancamos a trabajar”, asegura uno de ellos que sin pistas sobre el lugar que ocupará planea algunas estrategias.

Evo Morales fue la otra razón por la que el fin de semana Fernández se alejó del armado de su futuro gobierno. Pensaba, y sus pasos así lo indicaban, en reactivar foros regionales progresistas. La liberación de Lula Da Silva potenció esa idea. Pero menos de dos días después tuvo que salir a denunciar un “golpe” en Bolivia y se puso al frente de las negociaciones con presidentes de América Latina para lograr la salida de Morales de su país con destino seguro en México. Siguió telefónicamente el minuto a minuto desde antes de la renuncia y hasta la llegada al DF donde la semana pasada Alberto Fernández se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Lejos de considerar que la caída de Evo Morales, a quien también visitó en campaña, significa una herida a su proyecto político, en el ‘albertismo’ están seguros de que sus rápidas gestiones lo pusieron en el centro de la escena regional y lo ayudarán a construir un liderazgo vacante. Excepto con el brasilero Jair Bolsonaro, subrayan que Fernández habla con todos.

Antes de que el líder boliviano aterrizara en México, Fernández se propuso una idea: lograr que el Gobierno argentino declare que lo sucedido en el vecino país fue un golpe. Leyó con beneplácito las declaraciones de la UCR y en forma individual de varios importantes dirigentes radicales, del diputado del PRO Daniel Lipoveztky y de la ex canciller Susana Malcorra. Pero en Diputados el peronismo unido intentaría con la izquierda y un puñado de radicales aprobar un proyecto de declaración a favor del reestablecimiento de las instituciones y el rechazo a la abrupta salida de Evo Morales. Es decir, coinciden en mucho pero la Casa Rosada esquiva la palabra tabú: “golpe”. Lo que vote el Congreso será una señal: un empate, una derrota o un triunfo ‘albertista’. Invierten gestiones en esas negociaciones Agustín Rossi y Felipe Solá, todavía diputado nacional y posible futuro canciller. Cada uno presentó un proyecto distinto, además de otros tres de la oposición y uno que busca redactar Cambiemos para conformar a la UCR, la Coalición Cívica y el PRO. Tal vez se defina directamente en el recinto.

El armado del nuevo gobierno

Con la CGT; Fernández busca un acuerdo social y contener las demandas

En línea en forma diaria con Cristina Kirchner, que se quedará el resto de la semana en Cuba junto con su hija Florencia Kirchner, Fernández avanza en el armado de su gobierno, las prioridades de su gestión y el gabinete. “No puedo hablar”, dice alguien con acceso a información mientras que otra persona asegura, sin que le crean, que el presidente electo no da más pistas que las obvias.

Cada mañana se ve llegar a las oficinas de Puerto Madero a una pareja de economistas maletín en mano: Matías Kulfas y Cecilia Todesca. No hay dudas de que estarán en el gabinete pero siguen en carrera otros nombres como Guillermo Nielsen y Roberto Lavagna. Para Justicia se puntea a Marcela Losardo; para Seguridad a Diego Gorgal; para Desarrollo a Daniel Arroyo (que tendría muchos pedidos para los cargos por debajo del de ministro); para Trabajo mencionan a Claudio Moroni aunque no se lo vio en ninguna actividad vinculada con el tema en la que haya estado Fernández; para Salud se habla de Ginés González García o alguien de su staff; para Cultura el cineasta Tristán Bauer y para Educación, Nicolás Trotta. En Diversidad de géneros y Mujer hay todavía tres nombres: Victoria Donda, Dora Barrancos y Malena Galmarini. Deportes y Turismo tienen muchos aspirantes, desde Facundo Moyano que hace fuerza en su propio nombre (y su padre Hugo también pide por él) a Daniel Scioli que no quiere irse del país y prefiere evitar una embajada para quedarse en la política cotidiana en Argentina. Se menciona al juez Daniel Rafecas para la Procuración y se desmiente que haya una ampliación de la Corte. El intendente Gabriel Katopodis podría ir a Producción aunque también podría ser un puesto para Kulfas y tiene lugar asegurado María Eugenia Bielsa como futura ministra de la Vivienda. Otros nombres que rondan distintas áreas sensibles son Alberto Iribarne, Julio Vitovello, Gabriel Fuks y Leandro Santoro. “Hay que mirar adónde va Florencio Randazzo”, avisa un viejo amigo albertista que espera esa señal para imaginar cómo se mueven el resto de las piezas.

Sin embargo, la lista de los que pasan por Puerto Madero es más corta. En el mismo piso tienen oficinas quienes ya parecen ocupar cargo fijo: Santiago Cafiero que se ocupa de toda la agenda; Gustavo Béliz que prepara la estructura del Estado junto con Vilma Ibarra; su amigo Juan Manuel Olmos, un operador todo terreno y con vínculos en el Poder Judicial pero también a cargo de cuestiones operativas; Eduardo ‘Wado’ de Pedro que no ocupa un espacio físico pero suele estar en reuniones importantes y el productor Francisco ‘Pancho’ Meritello que desembarcó en las oficinas y ‘suena’ para ocupar algún lugar en el Sistema Federal de Medios.

Con Axel Kicillof también habla Fernández en forma permanente aunque el gobernador electo está abocado a su armado en línea con Máximo Kirchner y De Pedro y con un grupo grande de intendentes del Conurbano bonaerense liderados por Martín Insaurralde. Incluso habría recibido señales desde los que pasarán a ser oposición.

Transición, gobernadores y futura gestión

Fernández se reserva información y espera el regreso de su compañera de fórmula para definir algunas cosas

Parte de los números de la gestión los tienen los técnicos de Alberto Fernández en el proyecto de ley de Presupuesto que ya fue ingresado al Congreso de la Nación, enviado en tiempo y forma por el ministro de Hacienda Hernán Lacunza. El Frente de Todos buscará acuerdos y modificaciones para votarlo después del 10 de diciembre, mes en el que apuntará a darle forma al Consejo Económico y Social y el Consejo de Seguridad para atender los temas más urgentes. Comanda el operativo Sergio Massa que también avanza en el diálogo con los diputados actuales y los que jurarán dentro de algunos días: en las mismas charlas tiene que cerrar acuerdos sobre quién estará al frente del Interbloque del Frente de Todos. A todos los citaron para dentro de una semana y media.

En el Senado los gobernadores resisten con sus representantes. Prefieren mantener dos bloques antes que quedar bajo la presidencia de una kirchnerista como Anabel Fernández Sagasti. Es una de las versiones. Que ella reemplace a Marcelo Fuentes y que el cordobés Carlos Caserio se mantenga en el lugar que ocupó desde el paso al costado de Miguel Pichetto. El otro escenario posible es que la Vicepresidenta haga un gesto por la unidad como aquel 18 de mayo en que eligió a Alberto Fernández como número uno y se corrió. En tal caso, si ella pide a su bloque un 'renunciamiento’, Caserio tendría allanado el camino para presidir el bloque unificado con respaldo de los gobernadores que a su vez garantizarán la gobernabilidad a Fernández. CFK entonces nombraría la línea sucesoria: tiene para elegir entre la ex candidata a gobernadora mendocina Fernández Sagasti y Oscar Parrilli, su fiel ex secretario electo en octubre como senador nacional por Neuquén. El único escenario inviable sería el que pone a Caserio como vice del Senado. Ni él ni los gobernadores aceptarían esa posibilidad. Tal vez de algo de eso hayan hablado Fernández y el tucumano Juan Manzur en la reunión que mantuvieron esta semana. Este, como algunos temas clave, se empezarán a definir cuando el fin de semana regrese la Vicepresidenta electa. También la posibilidad de que Carlos Zannini, el ex Secretario General que es funcionario en Santa Cruz tras salir en libertad, se convierta en el Secretario Administrativo del Senado.

 

El país tendrá problemas para cumplir con los pagos de 2020. La región y el contexto global no ayudan.

 

Sin toma de decisiones firmes el país no puede enfrentar los pagos de la deuda 2020. El país tiene un bajo stock de deuda, pero no podemos pagar los intereses. Desde el año 2011 que caen nuestras exportaciones y bajan las inversiones. América Latina no ayuda, las guerras comerciales tampoco.Argentina pierde aceleradamente reservas, al 7 de noviembre se ubicaban en U$S43.106 millones, en el pasivo del Banco Central, como contrapartida de estas reservas hay dólares que pertenecen a los bancos, dinero depositado en organismos financieros internacionales y créditos otorgados al país que en algún momento tendremos que devolver, el saldo son las reservas reales del país que ascenderían a U$S4.283 millones.

El escenario de América Latina no ayuda a Argentina que es una economía débil, con escasas reservas, alta inflación y sin equilibrio fiscal. La clase política debería trabajar en conjunto para presentar un plan de emergencia económica. A 27 días de que asuma el próximo presidente no hay hoja de ruta.

El escenario de América Latina estaba signado por una serie de problemas estructurales que presagiaban problemas inminentes, algo que finalmente ocurrió.

Los países latinoamericanos son altamente dependientes del precio de las materias primas, estos precios vienen cayendo desde el año 2011 y no hay recuperación a la vista en el corto plazo.

El año 2018 Estados Unidos lanzo su reforma tributaria que atrajo inversiones de todo el mundo a su territorio, ya que quedaba exenta de tributo la repatriación de ganancias de empresas americanas. Esto derivó en menos inversiones extranjeras directas a escala global, y esto afectó a América Latina.

En abril del año 2018 comienza lo que se denomina la guerra comercial entre Estados Unidos y China con la aplicación de aranceles comerciales entre ambas naciones. Esto produce una escala de conflictos en donde las implicancias para América Latina fueron letales. En primer lugar, China devalúa el yuan desde niveles de 6,20 a los 7 yuanes por dólar, esto cambio el precio relativo de muchos productos en China que impactan en América Latina por el enorme flujo de comercio entre ambas regiones. En segundo lugar, el impacto combinado de la guerra comercial y la devaluación china genero dos externalidades negativas para el mundo emergente, la primera fue el corte de crédito y la segunda la devaluación de las monedas locales.

Los problemas de corrupción en Brasil hacen que la principal economía de la región no crezca en forma consistente desde el año 2014, esto impacto en toda la región que había comenzado un proceso de desaceleración económica en el año 2011, alcanzo su piso en el año 2016 con una pobre recuperación en los años 2017 y 2018.

Esta sucesión de problemas impactó sobre Argentina, la última vez que colocamos un bono a nivel internacional fue en enero de 2018, desde esa fecha solo recibió ayuda del Fondo Monetario Internacional por la friolera de U$S44.000 millones, entre enero de 2018 y la actualidad los bonos que vencían se pagaban y el mercado internacional no renovaba el crédito sobre el país. No hay ningún país del mundo que pueda pagar su deuda pública, todos necesitan crédito, aunque sea para renovar el capital a vencer.

En este contexto, Argentina pierde aceleradamente reservas, al 7 de noviembre se ubicaban en U$S43.106 millones, en el pasivo del Banco Central, como contrapartida de estas reservas hay dólares que pertenecen a los bancos, dinero depositado en organismos financieros internacionales y créditos otorgados al país que en algún momento tendremos que devolver, el saldo son las reservas reales del país que ascenderían a U$S4.283 millones.

La sucesión de eventos sociales en Ecuador, Chile y Bolivia, sumados a los problemas de crecimiento que tiene Brasil, y la caída de actividad que está sufriendo México no hace más que alejar a los capitales de la región.

Argentina se enfrenta a un cambio de gobierno en pocos días, la clase política no está logrando vertebrar alianzas que posibiliten un plan económico común para enfrentar la crisis.

Con las escasas reservas existentes, los pagos de la deuda pública podrían alcanzar para enfrentar los pagos hasta diciembre de 2019, desde allí en adelante se necesitaría crédito externo, de lo contrario la cesación de pagos estaría golpeando las puertas del nuevo gobierno.

Sería muy desagradable volver a caer en cesación de pagos, ya que sentaría un muy mal precedente y sería muy difícil poder retomar la senda del crecimiento económico. Los mercados están descontando una reestructuración de la deuda con quitas superiores al 35%, esto implica una negociación agresiva y poco amigable.

Un escenario de este tipo lejos de animar a que lleguen capitales los espanta. Argentina muestra un PBI estancado desde el año 2011, algo similar a lo que ocurre en toda América latina, sin embargo, nuestro país tiene una inflación descontrolada, algo que no ocurre en la región, y carga sobre sus hombros dos reestructuraciones de deuda, una en el año 2002, y la segunda será la que haga el próximo gobierno. Con estos antecedentes la salida no será fácil.

Argentina es un país exportador de materias primas, principalmente la soja, el precio de este producto viene cayendo desde el año 2011, sin embargo, el gobierno le sigue aplicando retenciones como en aquella época, algo que hace que la producción se haya estancado en torno de los 53 millones de toneladas.

En el año 2011 las exportaciones argentinas fueron de 84.000 millones y las importaciones de 74.000 millones, esto suma un comercio de U$S 158.000 millones. El stock acumulado a septiembre de 2019 suma exportaciones proyectadas en U$S 64.000 millones e importaciones por U$S 52.000 millones, la suma de ambas es de U$S 116.000 millones. Una caída del 26,6% en el comercio internacional. De esto nadie habla, mejor omitir problemas.

Conclusiones

América Latina es un volcán con erupciones que se repiten en toda la región, producto de problemas estructurales no resueltos, sin miras que mejoren los precios de los productos que exporta, sin arribo de inversión, ayuda del FMI o crédito externo privado que mejore el escenario económico.

En este contexto los países no cuentan con deudas publicas elevadas si las comparamos con la media del mundo desarrollado, sin embargo, estas deudas generan intereses que no se pueden pagar en el marco de economías que cada año muestran caídas de actividad económica.

Argentina en particular, tiene una deuda privada y con organismos financieros internacionales que ascendería U$S 205.511 millones al 30 de septiembre de 2019, y el PBI medido al 30 de junio de 2019 es de U$S 417.818 millones, lo que equivale al 49,2% del PBI.

El stock de deuda es bajo, pero durante el año 2020 los servicios de la deuda privada ascienden a U$S 39.323 millones, algo menos que el stock de reservas y un 9,4% del PBI. Una suma impagable si no hay crédito externo.

En este contexto el presidente electo para conducir el país a partir del 10 de diciembre no ha diseñado o comunicado en público cual es la hoja de ruta económica a seguir, lo que mantiene en vilo a los agentes económicos.

El diagnóstico es claro, no hay reservas, la inflación es elevada, y los vencimientos de deuda que están por delante son impagables. Armonizar soluciones económicas debería ser el arte de la política, en la medida que no asomen propuestas el mercado seguirá a la deriva.

El cepo al dólar hizo que los capitales dejaran de salir, lo que nadie dice es que potencian la idea de que no van a entrar, y allí radican las mayores incógnitas de cómo se resolverá el problema de la deuda pública, la llegada de inversiones, creación de empleo y mayor bienestar para el pueblo argentino.

Los 7 hábitos para salir de la crisis son menos impuestos, menos gastos, honrar los contratos firmados, no emitir, incentivar inversiones, superávit fiscal y comercial. Estamos muy lejos de que la clase política dialogue sobre estos temas.

 

Vence el DNU 566 y subirán un 5% la nafta y el gasoil en todo el país. Para diciembre se espera otro incremento. El barril de petróleo también se descongela: acumula un atraso de 13 dólares.

 

Este miércoles vence el congelamiento de precios del petróleo y los combustibles y se espera un nuevo aumento que lleve el litro de nafta súper de YPF en la ciudad de Buenos Aires por arriba los $50.

El incremento que registrarán los combustibles a partir de este jueves a las cero horas será de entre 5% y 6%, mientras que el primero de diciembre próximo se aplicará otro incremento en los surtidores. El nuevo ajuste será el segundo en 15 días, tras la suba de 5% permitida por el Gobierno nacional a principios de noviembre.

Según detalló el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos, Gabriel Bornoroni, el aumento de diciembre será por reajuste de precios y escalada de impuestos. Podría llegar a ser de 10%.

Durante la vigencia de 90 días corridos del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) N° 566, los combustibles se actualizaron en septiembre y noviembre, y acumularon un aumento cercano al 9%. El congelamiento lo dispusieron Mauricio Macri y Gustavo Lopetegui el 14 de agosto último, tras perder en las elecciones primarias. La intención fue frenar la escalada inflacionaria para intentar revertir el resultado electoral en las generales de octubre, que también perdió el oficialismo.

Bornoroni dijo que si se termina el congelamiento podría mejorar el abastecimiento dado que por la medida electoral que había dispuesto el Gobierno las petroleras empezaron a aplicar cupos, lo que generó escasez en las estaciones “blancas”.

Si bien las estaciones de servicio de bandera (con sello de las petroleras) tenían nafta y gasoil para comercializar, las denominadas "bandera blanca" sufrieron el desabastecimiento "e incluso algunas cerraron" en estos noventa días, señaló el empresario cordobés.

En declaraciones a radio La Red, dijo que el sector venía con una caída en las ventas del 5% mensual, por lo que si este aumento viene a liberar el mercado con pleno abastecimiento, la comercialización podría incrementarse. "El congelamiento con desabastecimiento y cupo generó una crisis importante en nuestro sector. Algunas estaciones de servicio cerraron", aseguró Bornoroni.

El dirigente indicó, además, que el 1 de diciembre coincide con el incremento del impuesto a los combustibles, que se sumará a una actualización de precios, por lo que habrá un alza que ejercerá una mayor presión sobre el bolsillo de los consumidores. "A partir del 10 de diciembre viene un nuevo Gobierno que seguramente va a tener una política energética clara, tal como lo viene diciendo. A partir de ahí las petroleras van a esperar cuáles son los nuevos lineamientos para la política energética", dijo.

Bornoroni sostuvo que por las marchas y contramarchas del gobierno, las empresas que están extrayendo petróleo crudo en Vaca Muerta están trabajando al 50% de su capacidad, por lo que se necesita una "política clara" que dé previsibilidad al sector.

Es que al mismo tiempo que se descongelan los precios de combustibles se destraba el valor local del crudo, que se fijó en torno a u$s50 el barril, cifra casi inviable para operar en Vaca Muerta, según alertaron los principales operadores de hidrocarburos.

Las petroleras creen que la próxima administración deberá garantizar que los precios se regulen antes de que se congele en forma significativa la actividad en el megayacimiento no convencional. Técnicos estiman que el precio del barril en la Argentina está 13 dólares por debajo de la cotización internacional. Ese valor hace que sea inviable mantener un buen ritmo de trabajo en los yacimientos, dicen desde las productoras. Así, confían en que tanto el precio de los combustibles como el del barril que se comercializa en el mercado interno irán descongelándose en forma paralela.

 

n informe de Ecolatina detalla que lo que le tiene que pagar la Argentina a sus acreedores en los próximos años ronda el 90% del Producto Bruto Interno (PBI)

Alberto Fernández asumirá la presidencia el próximo 10 de diciembre

La consultora Ecolatina advirtió que la deuda pública “será uno de los mayores problemas” para el Gobierno de Alberto Fernández, ya que actualmente la misma representa cerca del 90% del Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina, entre “obligaciones en manos del sector privado, organismos financieros internacionales y otras agencias estatales”.

En este marco, la consultora resaltó que la próxima administración deberá “definir rápidamente una estrategia para encarar el problema” porque “difícilmente logre maximizar el crecimiento" del país en poco tiempo.

A través de un informe, Ecolatina señaló que durante la gestión de Fernández “vencerán alrededor de la mitad de los compromisos" que tiene el Estado con sus acreedores, a los que "deberán sumarse el pago de intereses de estas deudas”.

El documento detalla que “dentro de esos vencimientos se incluye la devolución de buena parte del préstamo recibido del FMI (Fondo Monetario Internacional) que deberá pagarse -conforme al cronograma vigente- entre 2022 y 2023”.

Kristalina Georgieva, directora del FMI.

Además, el Tesoro “deberá desembolsar en torno a US$ 38.000 millones (cerca del 10% del PBI) hasta junio" del próximo año, y más de 20.000 millones de dólares de ese monto serán para cubrir "deuda relevante”, por lo que consideraron importante las medidas que tome la gestión del Frente de Todos para “minimizar los daños” que generen esas obligaciones.

Alberto Fernández adelantó en varias oportunidades que su intención es cumplir con todos los cronogramas de cobros, aunque advirtió que su Gobierno no va a poder hacerlo "en las condiciones en las que está la economía argentina”.

“La economía se tiene que recuperar, volver a producir y volver a exportar. De ese modo tendrá dólares para hacer frente a las obligaciones. Hoy nada de eso ocurre. Llevamos dos años consecutivos de caída del consumo”, explicó el presidente electo durante una entrevista que mantuvo con el prófugo ex mandatario de Ecuador Rafael Correa.

En este sentido, Fernámdez confió en que va “a tener una negociación cierta” con el FMI cuando asuma al frente de la Casa rosada y va “a poder explicar” la situación en la que se encuentra el país financieramente.

“El mundo tiene que entender que no somos Macri. Nosotros no mentimos. No podemos pagar en las condiciones en las que está la economía argentina”, agregó.

 

Alberto Fernández aseguró que su intención es cumplir con el pago de las deudas.

Al respecto, Ecolatina también observó que “con el riesgo país por encima de los 2.000 puntos, no será posible refinanciar estas deudas”, por lo que se preguntó si el Gobierno “podrá conseguir el ahorro” para cumplir con los vencimientos.

"La recesión, los límites (económicos y político-sociales) a recortar el gasto y elevar la presión tributaria y el alto peso de la deuda en moneda extranjera abren interrogantes sobre la capacidad de pago del stock existente”, se remarcó en el documento.

Por otra parte, la consultora opinó que “el cierre absoluto de los mercados de crédito refleja las dudas que tienen los inversores" sobre el “grado de solvencia” de la Argentina y sostuvo que si “no se puede refinanciar las obligaciones (por lo menos, hasta convencer a los acreedores de lo contrario)”, Fernández "tendrá tres posibilidades: elevar la presión tributaria, exigirles un ajuste mayor a las prestaciones públicas o modificar las condiciones de pago de los pasivos”.

Por último, el informe consideró que “el régimen impositivo actual y los contratos vigentes de actualización de prestaciones sociales, salarios y servicios públicos son incompatibles con el pago en tiempo y forma" de las deudas, por lo que "alguno de estos agentes deberá perder parte de los recursos que espera obtener”.

De cara al primer tramo del próximo Gobierno, Ecolatina sostuvo que teniendo en cuenta la “magnitud del problema en el corto plazo, es probable que encaren un programa que combine mayor contracción fiscal con una reestructuración de los pasivos. Así, el costo de este ajuste se repartiría entre las cuentas fiscales y los bonistas”.

 

Pág. 1 de 983

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Con esta aplicación podrás llevar la radio a donde quieras, descargalo haciendo click en la Imagen del Play Store

Diario Norte

ARGENTINA - CHACO

argentina-flag
Chaco_province_in_Argentina

También podes escucharnos por:
Escuchar por Winamp




Pronóstico de Tutiempo.net