Hoy es la inscripción para los DNI terminados en 6 y 7. Este martes 31 cierra la inscripción para los finalizados en 8 y 9.

 

La ANSES decidió extender dos días más el plazo de inscripción para anotarse en el formulario online para solicitar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), siendo que el límite original por terminación de DNI este martes 31 de marzo, debido a que mucha gente se le pasó su día establecido por el calendario de solicitudes o bien no recibió la información adecuada para registrar sus datos en la página del organismo.

Desde que se lanzó la preinscripción el viernes pasado hasta este lunes a las 9, ya se inscribieron 6.115.219 personas, que pugnan por recibir la ayuda extraordinaria de $10 mil para el mes de abril.

Esta avalancha de inscriptos duplica los cálculos originales de 3,6 millones de personas que estarían en condiciones de cobrar el bono extraordinario por conformar los grupos de trabajadores y trabajadoras informales, trabajadores y trabajadoras de casas particulares, monotributistas sociales, y monotributistas de las categorías A y B. Además de cumplir con los siguientes requisitos:

Ser argentino nativo o naturalizado y residente, con una residencia legal en el país no inferior a 2 años.

Tener entre 18 y 65 años de edad.

Que el titular o su grupo familiar no tenga ingresos provenientes de:

Un trabajo en relación de dependencia en el sector público o privado.

Ser monotributista de categoría C o superior, o del régimen de autónomos.

Una prestación de desempleo.

Jubilaciones, pensiones o retiros contributivos o no contributivos nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Planes sociales, salario social complementario, Hacemos Futuro, Potenciar Trabajo u otros programas sociales nacionales, provinciales o municipales.

El calendario original de ANSES estableció cinco días del 27 al 31 de marzo para que los interesados se inscriban par recibir el Ingreso Familiar de Eemergencia, según la terminación del DNI. Hoy deberán anotarse los finalizados en 6 y 7, y mañana corresponde a los que terminen en 8 y 9.

Con la intención de que el bono llegue al 100% del universo elegido para cobrarlo, en la ANSES decidieron dar dos días de bonus para la inscripción de aquellos a los que se les pasó el día original o bien que no se enteraron de la necesidad de cumplimentar el trámite online en la página o en la app. Sucede que son innumerables las consultas recibidas por el organismo o las dudas reflejadas en redes sociales. Además, por el aluvión de solicitudes hubo momentos en donde la página colapsó, y con los dos días extras se espera dar la oportunidad a quienes no pudieron completar el trámite.

Los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE) no requieren anotarse ya que en caso de cumplir con los requisitos. También es compatible con el Plan Progresar, pero en ese caso se deben anotar, además de tener las condiciones.

En ese sentido, para comenzar a ordenar los pagos, la ANSES dispuso que desde este viernes 3 de abril empezarán a cobrar los $10 mil los beneficiarios de la AUH y la AUE, con un depósito directamente en sus cuentas de aquellos que cumplan los requisitos.

Al cerrar la inscripción la ANSES aplicará un filtro socioeconómico para depurar el listado de inscriptos, y determinar con certeza a quiénes les corresponde cobrar el bono extraordinario de $10 mil, y a medida que se consolide esa base se irá pagando a los beneficiarios ya identificados.

 

Arroyo agregó que, desde el Estado, se brinda asistencia alimentaria a un universo de 8 millones de personas, incluyendo los menores que comen en escuelas.

 

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que la propagación del coronavirus en el país generó que haya “más demanda de comida en los barrios”, aunque sostuvo que “los alimentos están llegando” a la población más vulnerable.

“En los centros urbanos esto repercute especialmente, sobre todo porque tenemos un 40 por ciento de trabajo informal y bajaron las changas. Hay más demanda de comida en los barrios, pero los alimentos están llegando”, afirmó el funcionario en declaraciones formuladas esta mañana la FM Radio con Vos.

Arroyo agregó que, desde el Estado, se brinda asistencia alimentaria a un universo de 8 millones de personas, incluyendo los menores que comen en escuelas.

“Esta asistencia alimentaria es de tres tipos: primero está la vianda, donde la gente se acerca a retirar la comida del día. Luego están los módulos alimentarios, que es una bolsa con comida para varios días. Y, en algunos casos donde esto no es posible, mantenemos los comedores comunitarios”, explicó.

Asimismo, manifestó que “se están sosteniendo los ingresos con los bonos y el ingreso familiar de emergencia de Anses, se está reforzando la asistencia alimentaria y, luego, fortaleciendo la gran red de contención social en el barrio”.

El titular de Desarrollo Social afirmó que los comedores ampliaron su horario de atención y, ahora, “están abiertos desde las siete de la mañana hasta las tres de la tarde” para adaptarse a las medidas de prevención ante la pandemia.

Al ser consultado respecto a la situación social del conurbano bonaerense en este contexto, afirmó que “todas las profecías de conflicto en el conurbano no se han dado y, en parte, es porque hay una gran red de contención social”.

Sin embargo, reconoció que se trata de “una situación complicada” y que hoy se reunirá con un comité conformado por “iglesias, intendentes y organizaciones sociales” para seguir monitoreando la situación social y la red de asistencia estatal.

 

Lo establece el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 313/2020 que se publica hoy en el Boletín Oficial con la firma del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y la totalidad de los ministros.

 

El Gobierno nacional resolvió ampliar el cierre de fronteras que regía desde el 16 de marzo último "a las personas residentes en el país, y a los argentinos y las argentinas con residencia en el exterior", a través de la totalidad de los pasos internacionales, puertos, aeropuertos y centros de frontera, en el marco de las medidas adoptadas para frenar el avance del coronavirus.

Así lo establece el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 313/2020 que se publica hoy en el Boletín Oficial con la firma del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y la totalidad de los ministros.

Si bien el DNU establece que la medida rige hasta las 24 del próximo 31 de marzo, en su texto aclara que el plazo previsto "podrá ser ampliado o abreviado" por el Ministerio del Interior previa intervención de la autoridad sanitaria nacional conforme a la evolución de la situación epidemiológica.

La medida comprende a los puertos, aeropuertos, pasos internacionales, centros de frontera y cualquier otro punto de acceso al país, según indica el artículo 1 del decreto, válido para "las personas residentes en el país y a los argentinos y las argentinas con residencia en el exterior".

Están exceptuadas las personas afectadas al traslado de mercaderías por operaciones de comercio internacional de transporte de cargas de mercaderías, los transportistas y tripulantes de buques y aeronaves, y las personas afectadas a la operación de vuelos y traslados sanitarios.

También, quienes se encuentran en tránsito aéreo hacia Argentina "con fecha de ingreso comprobada dentro de las 48 horas siguientes a la fecha de publicación del decreto", se indica.

"Sin perjuicio de lo expuesto, el eventual ingreso efectivo al país de cada persona o medio de transporte autorizado, estará supeditado al estricto cumplimiento de las recomendaciones y directivas de la autoridad sanitaria nacional", dice el decreto.

Se establece también que la Cancillería adoptará "a través de las representaciones argentinas en el exterior, las medidas pertinentes a efectos de facilitar la atención de las necesidades básicas de los nacionales argentinos o residentes en el país que no pudieran ingresar al territorio nacional", hasta tanto puedan hacerlo.

En el marco de las medidas que viene tomando la Argentina ante el avance del coronavirus, el gobierno ya había establecido la prohibición de ingreso al país por un plazo de 30 días de las personas extranjeras no residentes que hubieren transitado por “zonas afectadas” en los 14 días previos a su llegada.

Tampoco podían entrar al país extranjeros no residentes, antes de decretarse el aislamiento social, preventivo y obligatorio, a partir del 20 de marzo y hasta el 31 del corriente mes, pudiéndose ampliar este plazo según las consideraciones de la autoridad sanitaria ante la situación epidemiológica del país.

En los considerados, se indica que estas medidas "resultan las imprescindibles, razonables y proporcionadas con relación a la amenaza y el riesgo sanitario que enfrenta el país" y "obedece a la necesidad imperiosa de resguardar, tanto a quienes se encuentran en el territorio nacional de la propagación del coronavirus Covid-19".

Finalmente, también recuerda que "la evolución de la situación epidemiológica exige que se adopten medidas rápidas, eficaces y urgentes, por lo que deviene imposible seguir los trámites ordinarios para la sanción de las leyes".

 

En sus últimas apariciones publicas, el Presidente ya adelantó que extenderá el aislamiento si es necesario y si así lo recomiendan los infectólogos con quienes se asesora el gobierno nacional.

 

El presidente Alberto Fernández desarrollaba hoy su actividad en la residencia de Olivos, desde donde está en permanente comunicación con sus colaboradores directos para el seguimiento y evolución de las medidas adoptadas en el marco del avance del coronavirus en el país.

Fernández tiene contacto minuto a minuto con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien está a cargo del comité de emergencia creado para afrontar el corovirus, y hace foco en la evolución del aislamiento social preventivo y obligatorio, que vence el próximo martes 31 de marzo.

En sus últimas apariciones publicas, el Presidente ya adelantó que extenderá el aislamiento si es necesario y si así lo recomiendan los infectólogos con quienes se asesora el gobierno nacional.

En ese sentido, el jefe de Estado espera en las próximas horas realizar una nueva consulta con el comité de infectólogos y epidemiólogos que lo asesora y que le sugirió oportunamente el aislamiento obligatorio, para prevenir contagios masivos, que rige desde el 20 de marzo y que vence el próximo martes 31 de marzo.

Asimismo, Fernández dijo anoche -en declaraciones a la Televisión Pública- que dictará en las próximas horas un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para suspender los desalojos y ejecuciones hipotecarias y congelar por seis meses los precios de los alquileres y los valores de las cuotas hipotecarias, debido a las dificultades del Congreso para sesionar en medio de la pandemia de coronavirus.

Todas estas iniciativas fueron impulsadas por el jefe de Estado para aliviar la situación de inquilinos y tenedores de créditos hipotecarios afectados por el impacto económico de la pandemia.

En el reportaje en la TV Pública, Fernández dijo anoche: "Eso está saliendo entre hoy y mañana".

Además, indicó que el objetivo es "sacar presión a la gente en un momento difícil".

El Presidente también aseveró que no está evaluando por el momento que los alumnos vuelvan a clase: "Si hay algo que no urge es el inicio de clases", dijo.

 

Estudian aporte del Fondo. El organismo ya le comunicó al mandatario que está dispuesto a habilitar el dinero.

 

Alberto Fernández se encontrará en pocos días en una de las peores situaciones en las que puede estar un jefe de Estado. El Presidente, cuando se conozcan más las consecuencias tan devastadoras como inevitables que el coronavirus irá dejando a su paso por Argentina, tendrá que decidir quiénes son los que perderán poco, los que perderán bastante y los que perderán mucho. Lo sabe el Gobierno, la clase política, los empresarios y, lo intuyen, todos los habitantes del país; todos perderán. Mucho o poco, pero todos perderán.

El Gobierno ya avanzó correctamente en la primer y segunda etapa de contención económica en los sectores que más afectados por el crack económico que sacude al mundo y tiene consecuencias devastadoras en el país. Con buen criterio y responsabilidad, lo primero que decidió Alberto Fernández es atender la situación de los jubilados que cobran la mínima y los beneficiarios de los planes sociales. También avanzó en la reglamentación de paliativos para los monotributistas de la primera y segunda categoría y de los cuentapropistas. En total, sumando ambas etapas de anuncios, se trata de un inicio de contención para unas 5 millones de familias; las que obviamente más angustiadas están ante el estallido de la pandemia y sus consecuencias en su economía de todos los días. Son personas que, en general, viven al día y sufren exponencialmente más que cualquier otro sector social los efectos de una crisis.

El Gobierno comenzó el miércoles la tercera etapa de rescate económico y social. Mucho más profunda en cuanto a sus implicancias y más compleja en cuanto al múltiple tipo de medidas que se deben tomar. Se trata de la contención a una clase media asalariada que debe permanecer en sus hogares, y que desde que empezó la cuarentena tiene dos grandes angustias por los suyos: cuidar la salud de sus familias y saber si sus sueldos serán cobrados pese a que no se está concurriendo a los lugares de trabajo.

Lo primero depende en parte de ellos mismos, y del manejo que desde el oficialismo se haga sobre la contención de la pandemia. Lo segundo es responsabilidad tanto del Estado como de los privados. El Gobierno está implementando medidas efectivas, como la liberación de los clearing, la posibilidad de acceder a créditos blandos para los sectores en crisis, la flexibilización de las calificaciones de deudores a 60 días, la habilitación y agilización de los REPRO y la suspensión de las inhabilitaciones. Son primeras y positivas medidas, que, con los días, habrá que profundizar; agregando sectores en crisis y nuevas situaciones ce gravedad que vayan surgiendo. En el mismo capítulo de atención, se debe incluir la intervención de toda la acción posible para que los costos mensuales de las familias de clase media puedan tener paliativos, especialmente en el caso de los servicios públicos, educativos y varios considerados esenciales. No se debe hablar de perdones en las facturas y cuotas, pero si de mayores flexibilidades y posibilidades de pagos.

Ya avanzada esta tercera etapa, el Gobierno prepara el desembarco en el cuarto movimiento para rescatar la economía argentina: la de atender a los grandes problemas macroeconómicos, incluyendo la aceptación de un programa de ayuda financiera y fiscal de dimensiones épicas como, quizá, nunca se vio en el país. Será en poco tiempo, quizá semanas y durante abril. Pero la presentación de este programa es un hecho; y su dimensión final, dependerá de lo obvio: de cuánto dinero se podrá disponer.

Con lo primero que sorprenderá el Gobierno, es con un nuevo apoyo directo que el Fondo Monetario Internacional tendrá con la Argentina. El FMI ya le comunicó a Alberto Fernández, que está dispuesto a habilitar el dinero que el país tiene disponible como socio del organismo, y que se ubicaría entre los 1.500 y los 1.750 millones de dólares. Sin embargo, Kristalina Georgieva está dispuesta a ir aún más allá. La directora gerente del Fondo está dispuesta a analizar la posibilidad de liberar más dinero para el país ante la crisis; dentro de los programas denominados derechos Especiales de Giro (DEG) que mantiene el organismo, y que le permiten duplicar la cifra permitida. Serían entre u$s3.000 y u$s3.500 millones finales; de los que el país podría disponer sin restricciones y con el uso que considere conveniente, pero dentro de la emergencia. Como además quedan sin haberse ejecutado otros 1.500 millones del Stand By vigente (ya están contabilizados en el BCRA), el dinero disponible desde el FMI para los próximo meses se acercaría a los u$s5.000 millones. La cifra ayudaría a una misión clave para el ministerio de Hacienda de Martín Guzmán: como forman parte de las reservas del BCRA, también podrían utilizarse para enfrentar los vencimientos de mayo, que incluyen unos 1.300 millones de dólares en deuda privada con jurisdicción internacional. En mayo hay otro vencimiento acumulado como parte del acuerdo con el Club de París, que serán renegociados por Guzmán para no tener que liquidarlos en los próximos meses. Y menos a una tasa del 8% anual, heredada de la administración Macri por no haber pagado durante el 2020. Lo cierto es que si el Gobierno utilizara el dinero del FMI para cubrir los vencimientos de mayo, Economía ganaría hasta junio para comenzar una renegociación con los acreedores privados; sabiendo que en medio de la tormenta actual, donde no se puede saber dónde está parado hoy el país ni mucho menos dónde lo estará en meses luego que pase el tsunami, lo mejor será postergar las negociaciones ya aguardar días más tranquilos. La información que maneja el Gobierno es que los acreedores están hoy en otros temas más complejos como sobrevivir, como para detenerse en lo que proponga este complejo y desprolijo país. Si la presentación de la oferta se pospone y se concreta se decidirá en Olivos en horas.

El segundo capítulo dentro de la cuarta etapa de rescate de la economía argentina, el nivel macro y estructural, tendrá un frente aún más complicado: como atender a las empresas con serios problemas de continuidad, donde se acumularán compañías locales de todos los tamaños y sectores. Algunos incluso que sorprenderán. Será en algo más de tiempo. Se considera en Olivos que para el diseño de este plan se podrá esperar, al menos a que transcurra abril y se conozcan con más certezas los alcances del terremoto económico que provocará el coronavirus en la alta economía real argentina. Sin embargo hay un indicio: el Gobierno tiene en mente una réplica del plan que Angela Merkel diseñó para Alemania.

 

Desde este viernes comienza la preinscripción. ANSES comenzará a pagar la ayuda de $10.000 desde mediados del mes que viene.

 

El Gobierno ordenó reforzar las asignaciones en el marco de las medidas para frenar el avance del coronavirus en el país.

La Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) estableció el cronograma para que los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) puedan comenzar a preinscribirse, de acuerdo con la terminación de sus números de DNI, a partir del próximo viernes 27 de marzo.

De acuerdo con lo anunciado esta tarde por el organismo que conduce Alejandro Vanoli, las personas cuyo DNI terminen en 0 y 1 tendrán que ingresar el viernes 27 en la página web de la ANSES para llenar un aplicativo de preinscripción, y sumar datos mínimos para iniciar el trámite de solicitud de este subsidio extraordinario.

Los documentos de identidad terminados en 2 y 3 deberán hacerlo el sábado 28; los finalizados en 4 y 5 el domingo 29; los que terminan en 6 y 7 el lunes 30 y, finalmente, los documentos cuyos últimos números sean el 8 y el 9 tendrán que llenar el aplicativo el martes 31.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) contempla el pago de $10.000 dispuesto para monotributistas, empleados no registrados y empleadas domesticas.

Vanoli dijo hoy que "hacia el 15 de abril estarán acreditados los fondos" del Ingreso Familiar de Emergencia, destinados a las 3,6 millones de familias contemplados en la norma dispuesta por el Gobierno nacional para compensar los efectos en los trabajadores más vulnerables del aislamiento social obligatorio.

La ANSES solicitó que los interesados en concretar la pre-inscripción para cobrar este beneficio respeten estrictamente las fechas indicadas, de tal manera que se pueda facilitar el trámite y evitar una congestión de la web del organismo que haga más lento o impida su correcto funcionamiento.

Después de concretada esta pre-inscripción, el organismo llevará adelante un relevamiento de datos de la información recibida de los solicitantes y pedirá a éstos una serie de datos complementarios, entre ellos sus números de cuentas bancarias.

También se aclaró que los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) deberán abstenerse de realizar esta pre-inscripción ya que están automáticamente incluidos en el Ingreso Familiar de Emergencia y cobrarán el aporte de 10.000 pesos en la misma cuenta en la que reciben pagos todos los meses.

El trámite será completamente digital y no será necesario concurrir a ninguna oficina, sino completar un formulario en la web de la ANSES con los datos personales y establecer una cuenta bancaria (CBU) para el cobro. Como dato importante, los números de DNI se deben escribir separando con puntos (DNI XX.XXX.XXX) mientras que los CUIL con guiones (XX-XXXXXXXX-X).

Para quienes vivan en zonas más alejadas de los centro urbanos o estén en situación de mayor informalidad se dispondrán mecanismos alternativos, como el cobro por correo, por ejemplo.

El bono extraordinario será único por familia y corresponderá a trabajadores informales, de casas particulares, monotributistas sociales y de las categorías A y B que sean argentinos nativos o naturalizados o residentes, con una residencia legal en el país no inferior a 2 años, y de entre 18 y 65 años.

A su vez, podrán contar con la asignación, siempre que no haya en el núcleo familiar otra persona con un trabajo en relación de dependencia en el sector público o privado; los monotributistas de la categoría C o superior o del régimen de autónomos de una prestación de desempleo o de jubilaciones.

Aún así, el IFE será compatible con el cobro de la Asignación Universal por Hijo, la Asignación por Embarazo y el programa Progresar.

Vanoli explicó que se tomarán algunos días de principios de abril para chequear la información cargada y comprobar que las personas que quieran cobrar el beneficio no tengan otros ingresos o rentas financieras.

"Habrá algunos cruces de información con la AFIP para chequear que las personas que van a cobrar este bono no tengan otras rentas", indicó el funcionario, quien puntualizó que "hay monotributistas de las categorías más bajas que tienen otras rentas".

Por eso remarcó que es preciso "chequear los datos", porque afirmó que "el espíritu de la norma es alcanzar a quienes tienen ingresos más bajos, unas 3,6 millones de personas".

Fechas de preinscripción para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia:

0 y 1 el 27/3

2 y 3 el 28/3

4 y 5 el 29/3

6 y 7 el 30/3

8 y 9 el 31/3

 

Pág. 5 de 1030

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

ARGENTINA - CHACO

argentina-flag
Chaco_province_in_Argentina


Escuchanos desde tu Android

Pronóstico de Tutiempo.net