"Estará referenciado en, por lo menos, tres indicadores: una cuestión de precariedad habitacional, otra de linea de pobreza e indigencia, y, finalmente, una cuestión de cantidad de contagios y en la necesidad de cumplir el aislamiento", aseguró la directora de la Anses, Fernanda Raverta.

 

La directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, precisó que el tercer pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) tendrá en cuenta indicadores como la pobreza e indigencia, la precariedad habitacional y la cantidad de contagios de la región.

"El tercer pago del IFE estará referenciado en, por lo menos, tres indicadores: una cuestión de precariedad habitacional, otra de linea de pobreza e indigencia, y, finalmente, una cuestión de cantidad de contagios y en la necesidad de cumplir el aislamiento", refirió Raverta en diálogo con radio Del Plata.

La funcionaria explicó que "hay que cruzar esas tres cuestiones, que son pilares fundamentales para pensar este tercer cronograma del IFE", y aclaró que, en principio se mantendrá el monto de 10.000 pesos, "pero en función de las regiones y la cantidad de contagios por lugar".

Tras señalar que actualmente el universo de personas que recibe el IFE llega a los 9 millones de habitantes, Raverta recordó que, entre lunes y martes próximo, se termina de pagar el segundo IFE, y que la Anses se encuentra en la tarea de completar la bancarización de todos los beneficiarios, ya que hasta el momento faltan encuadrarse en esa situación unas 4 millones de personas.

"Con mucha seriedad y por medio de mensajes de texto, mails, y demás, les pedimos que saquen su turno en los bancos, no solo para retirar los 10.000 pesos, sino para dejar su firma para obtener un CBU", explicó Raverta.

Respecto de la posibilidad de instaurar en el país un ingreso universal fijo, la funcionaria sostuvo que "es una idea que se viene planteando en un marco de reflexión, como una responsabilidad del Estado con quienes no tiene hoy la posibilidad de estar incorporados al mercado formal de trabajo".

En esa línea, contó que "esa idea está sobre la mesa, pero que tiene que ver con una discusión mundial sobre el ingreso mínimo garantizado", y aclaró que es un debate que no se da "solamente en el Gobierno, sino en organizaciones sociales, en las iglesias, en los sindicatos, y que de a poquito va tomando forma con las distintas iniciativas".

No obstante, expresó que "claramente es un tiempo de reflexión, no de ejecución, ni de toma de decisiones aún" sobre el ingreso universal, porque, acotó, "apenas estamos atravesando una cuarentena, y creo que es un tema para la post pandemia".

 

A 100 días del primer anuncio del aislamiento social, el ministro de Salud habló sobre el avance del virus en el AMBA, la situación de las camas de terapia intensiva, el tratamiento con plasma y la ausencia de una vacuna, entre otros temas.

 

El avance del virus en el AMBA y la ausencia de una vacuna y de medicación específica contra la Covid-19, "con una capacidad de contagio que sorprende", llevaron al gobierno a determinar una nueva y mayor restricción a la circulación de personas en esa región para evitar "consecuencias fatales por no contar con camas de terapia intensiva", dijo hoy el ministro de Salud Ginés González García.

A 100 días del comienzo del primer anuncio del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) dispuesto por el Gobierno nacional y cuando en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se concentra el mayor número de contagios del país, el ministro recibió a Télam en su despacho, una oficina plagada de monitores que lo conectan con la Sala de Situación, con las noticias y un solo elemento que parece distenderlo: una maqueta de su querida cancha de Racing Club.

En diagonal, a su derecha, tiene al "Cilindro" siempre a la vista e iluminado.

A su izquierda, en cambio, el monitor con el tablero de control y un enorme televisor que lo actualiza con las noticias al instante.

Afirma que duerme poco pero bien, se lo ve de buen humor, tranquilo, y lamentándose porque el delantero Ricardo Centurión no regrese a Racing.

Pero el motivo de la visita era otro: las nuevas medidas restrictivas para mitigar el avance de la pandemia en el AMBA.

"Buscamos manejar la cuarentena de tal manera que el número de casos fuera siempre controlable y administrado. Lo hicimos desde el primer día, y digo lo hicimos porque fue todo el pueblo argentino, lo hicimos entre todos", comenzó.

"Cuando empezamos a notar que teníamos circulación comunitaria en una megalópolis como el AMBA, empezamos a pensar de otra manera; así que salimos con el Programa Detectar", explicó Ginés.

El ministro continuó con su explicación: "También notamos que el avance de internación específica empezó a ser muy exponencial. Eso implicó que teníamos que hacer algo para que dentro de 25 o 30 días no suceda lo que no queremos que ocurra: que no haya ninguna persona que, por no tener una terapia intensiva, respiradores y todo lo que necesite termine con una consecuencia fatal".

Ginés recordó que "en todo el mundo más del 50% de la mortalidad ocurrió porque algunas personas no tenían cómo atenderse. Y para que eso no suceda tenemos que ponerle un freno, hay que administrar la cuarentena y restringir la circulación de la mejor manera porque este es un virus dinámico, con una capacidad de contagio que sorprende y que no tiene, hoy, solución en el mundo".

"El AMBA es una de las 20 ciudades más grandes del mundo, es una unidad geográfica que no para en la General Paz, así que lo que hicimos entre Provincia, Ciudad y Nación es restringir el movimiento", explicó.

Télam: ¿Esto significa que lo esperable es que el pico de la pandemia se produzca en esta etapa?

Ginés González García: Entre fines de junio y la primera quincena de julio las enfermedades respiratorias tienen más impacto. Venimos bien porque logramos una extraordinaria campaña de vacunación antigripal, venimos bien con la bronquiolitis, pero está subiendo esto que es una enfermedad desconocida, sin vacunas ni medicamentos. También bajamos la tasa de letalidad, y con esto tratamos de evitar una consecuencia tan dramática como la muerte, lo único irreversible.

El ministro recordó que "el virus no viaja solo en colectivo o en auto, viaja con la gente. Ese es el movimiento que tenemos que restringir porque aumentó mucho en las últimas dos semanas".

En ese sentido, ratificó que "la cantidad de medidas que se toman tratan de contener el movimiento, frenarlo de tal modo que la curva de casos que venía subiendo muy precipitadamente, dentro de 8, 9 o 10 días empiece a controlarse y aplanarse".

Y aseveró que Argentina está entre los tres países de América que mantiene los mejores indicadores, junto a Uruguay y Paraguay.

"¿Qué significa esto?: centenares de muertes evitadas, miles quizás. Lo que ocurre es que eso no se ve porque no se tiene constancia de la prevención, pero queremos que no suceda", aseveró.

T: ¿Cuál es el conjunto de medidas necesarias para esta etapa?

G: No sólo necesitamos más y mejores servicios, sino que tenemos que tener menos casos, y para eso tenemos que tener menos transmisión, y para tener menos transmisión hay frenar o inhibir la circulación de las personas. Y exactamente eso es lo que intenta las medidas que está tomando el Presidente.

Son medidas antipáticas, a nadie le gusta adoptar este tipo de acciones, pero también es cierto que -como hicimos desde el primer día- privilegiamos la vida y trabajamos mucho para evitar la cantidad de pérdidas que tienen otros países. Las economías se pueden recuperar, las vidas no.

T: ¿Qué importancia le dan al indicador R (el número de casos que va a contagiar una persona infectada en cierto período)?

G: Miramos todas las cifras y todos los indicadores, tenemos un monitor central donde está todo el país puesto en una pantalla. El R es uno más. El punto crítico, inadmisible, era que, en todas las cuentas, si seguíamos como estábamos, llegaríamos a una situación de estrés que, elegantemente, es como decir que hay enfermos que no iban a poder ser tratados. Y eso es inadmisible.

Las medidas anunciadas este viernes son para que dentro de 20 o 25 días no pase lo que todos decíamos que iba a ocurrir.

Si seguíamos como estábamos, llegaríamos a una situación de estrés que, elegantemente, es como decir que hay enfermos que no iban a poder ser tratados”

T: ¿Hay alguna posibilidad de seguir ampliando la cantidad de camas de terapia intensiva?

G: Lo hacemos todos los días, pero hay un punto donde no hay cama que alcance.

La ciudad que tiene más recursos por habitantes del mundo es Nueva York, y el tema los pasó por encima. No hay sistema que aguante si no se controla la evolución de la pandemia. Nosotros la venimos controlando muy bien y no queremos tirar por la borda el esfuerzo que hemos hecho todos los argentinos. Tenemos que hacer, nuevamente, un esfuerzo porque en el último tiempo hemos venido levantando restricciones.

En todo el mundo hay países que han hecho la reapertura y aunque creen que han terminado con la pandemia, o han exaltado sus aperturas, tuvieron que volver todo para atrás.

T: ¿Cómo está evolucionando la utilización del plasma?

G: Está en plan de experimentación. No hay resultados concretos, concluyentes, tenemos expectativas, pero nada más que eso. No podemos indicar que se aplique un procedimiento que no está comprobado hasta que no se compruebe que es una metodología que sea realmente útil.

Por ahora se aplica en forma experimental para voluntarios y habitualmente en casos leves, de manera tal que está muy circunscripto su nivel de aplicación. Hasta que no haya una conclusión directa, no podemos indicar ni permitir que se haga una aplicación masiva.

T: ¿Qué tendría que ocurrir para que algunas cosas cambien a partir del 18 de julio?

G: Que baje la curva de contagio, que hasta el 17 va a bajar, y el 18 de julio va a seguir bajando. Eso nos va a tranquilizar.

Pero la respuesta a esta pregunta no es esperable sólo con la capacidad de camas, indicadores o respiradores, sino también con las personas: los trabajadores de la salud están trabajando muy fuerte todos los días, todo el día y con un riesgo incrementado.

Tratamos de cuidar todo, pero particularmente a los trabajadores, que son irremplazables. Hemos tenido alguna tasa importante de contagios al principio, ahora bajó. Entre los trabajadores de la salud arrancamos con 14% de contagiados y ahora estamos en el 8%, que está por debajo de lo que ocurre en otros lugares. Tenemos un Plan Nacional de Seguridad de los Trabajadores, distribuimos permanentemente ropa de bioseguridad además de las compras de las provincias. Los profesionales son el único recurso crítico y tenemos que cuidarlo. Están haciendo un esfuerzo extraordinario y a veces con consecuencias fatales.

 

T: ¿Cuáles son los próximos pasos en cuanto a testeos?

G: Estamos haciendo los serológicos en las estaciones de tren. Son como un Evatest (test de embarazo), y sirven para ver cómo circula el virus. De esos hemos hechos unos 28 mil.

En la ciudad de Buenos Aires se hace una vez por mes. La primera vez dio 0,1. Este jueves dio 3,2, y eso significa que hay circulación, que hay personas que ni siquiera sabían que estaban enfermas y han tenido el virus.

El otro es el test PCR, de diagnóstico. De este hicimos más de 320 mil. Al principio los hicimos a los que teníamos sospechas de enfermedad. Pero lo que empezamos a hacer distinto cuando vimos que había circulación comunitaria, a principios de mayo, es tocar timbre y buscar. En ese caso empezamos con el plan Detectar.

El test es parte de una estrategia, determina casos desconocidos e implica el aislamiento, que en barrios vulnerables a veces no es tan fácil y hay que sacar los contactos, que es lo que está haciendo la ciudad de Buenos Aires, donde hay 3.500 personas en hoteles. Eso mismo lo está haciendo también la Provincia. Ahora vamos a intensificar esto y hacer la búsqueda barrio por barrio en el AMBA, y en lugares como Chaco.

T: Que el porcentaje de positividad sea alto, ¿es preocupante?

G: Sí, porque significa que hay mucho virus.

T: ¿Esto quiere decir que no se está respetando la cuarentena?

G: Bueno… son 100 días, es cierto que la gente se ha relajado, y que hemos ampliado la gente que se podía mover. No es la misma cuarentena que al principio. Ahora, lo que hacemos es para volver a la forma en que logramos frenar el desarrollo del virus para que se desagoten las terapias y haya menos presión sobre la utilización de ese tipo de camas.

T: ¿Qué nos puede decir sobre la vacuna en relación con el país?

G: Por indicación del Presidente, el país está abierto a que el que quiera trabajar acá en el desarrollo de una vacuna, pueda hacer pruebas clínicas en la Argentina. Esto significa trabajar en humanos voluntarios, pero con dos requisitos: primero, prioridad en la provisión de vacunas. Y segundo, transferencia de tecnología para que podamos fabricarla. Los problemas de la vacuna también serán dos: el precio, que no lo sabemos, y puede ser inaccesible porque mucha gente va a necesitarla. Y segundo, la disponibilidad. Por eso queremos, en el acuerdo que hagamos, negociar esta transferencia para tener disponibilidad.

Por indicación del Presidente, el país está abierto a que el que quiera trabajar acá en el desarrollo de una vacuna, pueda hacer pruebas clínicas en la Argentina”

T: ¿Qué dicen los laboratorios?

G: Estamos en muy buenas conversaciones, no está cerrada ninguna opción, pero a ellos también les interesa. En un siglo tan tecnológico, con tanta innovación en biología, llevamos muchos meses en todo el mundo buscando alternativas y si bien hay una línea provisoria de vacunas, la verdad, todavía no la hemos conseguido.

 

La directora ejecutiva de la ANSES, Fernanda Raverta, aseguró que "este ingreso ha ido, principalmente, a la compra de alimentos". Destacó la "política de protección y cuidado" por parte del Estado.

 

La directora ejecutiva de la ANSES, Fernanda Raverta, destacó que “ el IFE es un motor de la economía de proximidad”. Desde que comenzó la cuarentena obligatoria en marzo pasado, se estima que más de 10 millones de argentinos ya recibieron algún tipo de asistencia económica en medio de la pandemia de coronavirus.

Respecto de la posibilidad de un IFE 3, la titular del organismo previsional mencionó que “estamos en un proceso de estudio del impacto del IFE 1 y del IFE 2. Es una medida que volcó mucho dinero en los comercios de proximidad, ya que este ingreso ha ido, principalmente, a la compra de alimentos. En función de esa evaluación pensaremos cómo instrumentar esa tercera etapa, para que vaya por un camino similar al del ATP”.

Sobre el proyecto de renta universal, Raverta dijo que “hay que garantizar un piso de oportunidades para acceder a un trabajo formal que nos dignifique”. Y comentó que “se está pensando en una nueva fórmula de movilidad, que garantice una mejora en los ingresos y siga reactivando la economía”.

El IFE implicó un ingreso monetario de $10.000 (u$s146) a más de 8,3 millones de familias (y se esperan nuevas incorporaciones), logrando ser la política de mayor cobertura y de mayor poder de compra transferido en la región. El Estado invirtió más de $80.000 millones (0,38% del PBI) para asistir económicamente a más del 60% de la población. Dentro de la población alcanzada por los $10.000, el 61% son empleados informales (más de 5 millones de personas).

“Estamos atravesando un tiempo excepcional, con mucho compromiso, instrumentando una política pública de protección y cuidado, el Ingreso Familiar de Emergencia, para que cada uno de nosotros y nosotras esté acompañado por un Estado presente”, sostuvo Raverta en Radio AM 750.

 

 

 

El organismo que encabeza Mercedes Marcó del Pont extendió las suspensiones de los embargos para pymes y prorrogó la decisión no iniciar nuevas ejecuciones fiscales. Además, para facilitar las tareas de las empresas, la AFIP postergó hasta mediados de agosto la fecha para que las sociedades presenten sus estados contables.

 

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) implementó nuevas medidas de alivio y prorrogó hasta fines de julio próximo distintos beneficios vigentes, con el objetivo de amortiguar el impacto económico del aislamiento social preventivo y obligatorio.

A través de cuatro resoluciones generales publicadas hoy en el Boletín Oficial, el organismo que encabeza Mercedes Marcó del Pont extendió las suspensiones de los embargos para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y prorrogó la decisión no iniciar nuevas ejecuciones fiscales.

Asimismo, para facilitar las tareas de las empresas, la AFIP postergó hasta mediados de agosto la fecha para que las sociedades presenten sus estados contables.

Entre las resoluciones publicadas en el Boletín Oficial, el organismo también habilitó un mes adicional para que las sociedades y monotributistas adhieran al régimen de facilidades de pago de planes caducos.

La Resolución General 4740/2020 prorroga hasta el 31 de julio de 2020 la suspensión de traba de medidas cautelares.

La 4741/2020, por su parte, suspende de la gestión judicial del cobro de las obligaciones tributarias hasta fines de julio, incluso en las jurisdicciones donde se levantó la feria judicial extraordinaria.

Las sociedades que cerraron sus ejercicios fiscales entre noviembre y enero debían presentar estados contables entre mayo y junio.

La Resolución General 4743/2020 de la AFIP trasladó esas obligaciones al 18 de agosto próximo.

Por último, la 4742/2020 extiende hasta finales de julio el plazo de adhesión al nuevo régimen de facilidades de pago que permite financiar las obligaciones impositivas, aduaneras y de la seguridad social incluidas en planes caducos para empresas, monotributistas y autónomos.

 

En el reporte oficial se indicó que fueron 2.606 los contagios de Covid-19 que se registraron ayer en la Argentina y 52.457 el total de infectados, con una tasa de incidencia de 115,6 casos cada 100.000 habitantes.

 

El Ministerio de Salud informó hoy que 472 personas se encuentran internadas en unidades de terapia intensiva con diagnóstico confirmado de coronavirus en la Argentina, lo que supone un aumento de 29 por ciento en una semana.

En todo el país, el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva -no sólo por Covid-19 sino en general- es de 48,3% y asciende a 54,1% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), según la información oficial.

El Ministerio de Salud de la Nación informó esta mañana 17 nuevos fallecimientos por coronavirus en el país, lo que elevó a 1.167 la cifra de muertos desde marzo pasado, con una tasa de mortalidad de 25,3 cada millón de habitantes y un índice de letalidad de 2,2% sobre los casos confirmados.

 

 

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se trasladarán a la Residencia de Olivos para mantener un encuentro con el Presidente. Se estima que al mediodía realizarán los anuncios.

 

El Gobierno baraja la posibilidad de anunciar la nueva etapa de la cuarentena a través de un mensaje grabado, que sería difundido pasado el mediodía. Está previsto que se acerquen nuevamente hasta la Residencia de Olivos el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para mantener un nuevo encuentro con el presidente Alberto Fernández, luego de haber terminado de definir el pasado jueves los detalles de la extensión del aislamiento social preventivo y obligatorio en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Esta nueva instancia se extendería hasta el 17 de julio e incorporará restricciones mayores tanto en lo que hace a actividades comerciales como al tránsito para disminuir la circulación de personas y así reducir las posibilidades de propagación del coronavirus.

Según indicaron fuentes oficiales, se prevé que el jefe de Estado anuncie la prórroga del aislamiento mediante un mensaje grabado junto a Kicillof y Rodríguez Larreta.

Según el último reporte del Ministerio de Salud, en la Argentina se registraron hasta el momento 52.457 casos positivos de coronavirus y 1.150 muertos.

 

 

 

Pág. 6 de 1065

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

ARGENTINA - CHACO

argentina-flag
Chaco_province_in_Argentina


Escuchanos desde tu Android

Pronóstico de Tutiempo.net