Con el cambio de gestión, la entrega se había discontinuado. Los movimientos sociales estaban en alerta porque no recibían mercadería. Aseguran que están entregando 400.000 kilos por día para llegar a los 8,5 millones mensuales, que fue lo que se repartió hasta septiembre.

 

El ministro Daniel Arroyo, en la entrega de las tarjetas AlimentAR

Después de varias semanas de tensión entre el Ministerio de Desarrollo Social y los movimientos sociales, el Gobierno comenzó nuevamente la distribución de alimentos secos, principal provisión de los comedores comunitarios y merenderos. Está previsto entregar 8,5 millones de kilos mensuales, el máximo de lo que se llegó a distribuir en setiembre del año pasado, a razón de 400.000 kilos diarios, según la información oficial.

En el Ministerio de Desarrollo Social aseguran que en septiembre se había hecho la última distribución de mercadería porque, a partir de octubre habían empezado a discontinuar la entrega. Sin embargo, los movimientos sociales le dijeron a Infobae que fue en noviembre que recibieron las últimas cajas con alimentos y que, incluso, la distribución navideña ya estaba en los galpones cuando asumió la nueva administración.

En el Gobierno también justificaron la demora en el hecho de que “las cadenas de pago estaban rotas" y "los proveedores no entregaban alimentos porque no les pagaban. La deuda acumulada es de varios meses. Tuvimos que recomponer eso”.

Como sea, está claro que el cambio de autoridades demoró los procesos administrativos, a lo que se sumaron algunos problemas específicos, como es el precio de la leche en polvo para exportación. “El proveedor prefería pagar la multa por incumplimiento de contrato y aprovechar el precio del dólar para vender en el exterior ya que, además, los pagos en el Estado toman varios meses”, explicó un funcionario. Finalmente, una nueva licitación se puso en marcha y así se resolvió esa falta.

Daniel Arroyo y el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, en una recorrida por la capital provincial para verificar la entrega de las tarjetas

En concreto, el 30 de enero empezaron a salir los camiones desde los playones del Ministerio con cargamento de nueve alimentos, incluida la leche en polvo. La información fue verificada en los movimientos sociales. “Se está normalizando lentamente”, dijeron. Buenos Aires, Tucumán, Chaco, Misiones y Santa Fe fueron las primeras provincias a donde se dirigieron los envíos. La semana próxima partirán a Salta, Neuquén y Chubut, entre otros destinos.

La preocupación de las organizaciones sociales está centrada en que la Tarjeta AlimentAR concentre las energías de los funcionarios de Desarrollo Social y no se le preste atención al trabajo que vienen realizando en todo el país desde hace varios años, un esfuerzo que incluye a las iglesias católica y evangélica, más ONG de los más distintos orígenes, “mediadores” en la crisis de pobreza que suelen protagonizar las demandas sociales ante el Estado.

En Desarrollo Social, sin embargo, negaron enfáticamente que el Gobierno pretenda eliminar esa mediación, así como ratificaron que la Tarjeta AlimentAR es “una política focalizada para la emergencia”.

En cuanto a las críticas de algunos expertos en políticas sociales que genera la creación de una nueva tarjeta bancaria, que se suma a la que se necesita para cobrar la Asignación Universal por Hijo (AUH), se explicó que “la AUH va a continuar cuando pase la emergencia porque es un derecho”. Por otro lado, también se precisó que el 83% de los que tienen tarjeta de AUH tiene deuda “o con el ANSES o con algún comercio de la zona”.

Otras críticas están dirigidas al clientelismo que genera la distribución de la tarjeta, que se entrega en espacios facilitados por intendentes que ponen cartelería partidaria. “Hay un protocolo que debe seguirse y controlamos que se cumpla”, justifican en Gobierno.

En manos de Daniel Arroyo, el Ministerio de Desarrollo Social desarrolla una fuerte tarea pedagógica hacia el conjunto de la sociedad, explicando sus funciones y su misión de corto, mediano y largo plazo.

Al respecto, se explicó que el proyecto es unificar las decenas de programas sociales que existen en el Ministerio en siete grandes ejes: alimentario (tarjeta, capacitación para una alimentación saludable, comedores y merenderos); crédito no bancario (para microemprendimientos); vínculo de planes sociales con trabajo; primera infancia y jardines maternales; jóvenes que no estudian ni trabajan; políticas de segunda generación (género, economía de cuidados paliativos) y fortalecimiento social.

 

En diálogo con PáginaI12, el Presidente destacó el apoyo europeo a la renegociación de la deuda.

 

En Francia, al término de su gira por Europa, el presidente Alberto Fernández dialogó con PáginaI12 y otros medios sobre la deuda, el FMI, la visión europea sobre CFK, Venezuela y el fracaso macrista, también a los ojos de mandatarios extranjeros.

Desde París

Fin de una etapa inaugural que funcionó como un espejo renovado, donde los países que visitó el presidente Alberto Fernández vieron el reflejo de un país muy distinto al que había presentado las retóricas macristas. Ni fuera del mundo, ni apartado sino integrado y aún más atendido y escuchado que precedentemente por todos aquellos que, en Roma, Berlín, Madrid o París, fueron sensibles a la pedagogía presidencial sobre la situación argentina, la imposibilidad de pagar la deuda y la obligación de elaborar un marco para crecer. Emmanuel Macron, en París, le ofreció al mandatario argentino un gesto poco común, si no excepcional: evocó frente la prensa, antes de que comenzara la sesión de trabajo y el almuerzo, el respaldo de Francia frente a sus socios y el FMI para la gigantesca tarea de asumir la deuda en condiciones que permitan crecer. Antes de su partida hacia Buenos Aires, el jefe del Estado habló con este diario y otros medios sobre lo ocurrido en esta gira e hizo un balance en el cual destacó que el viaje había “superado las expectativas”. Consagrado esencialmente a la gira, el diálogo abordó el tema de la negociación de la deuda, pero no otras cuestiones nacionales. Con todo, en el seno de la delegación oficial había cierta impaciencia por los contrafuegos encendidos en torno a la despenalización del aborto y la presunta pelea del Presidente con el Papa, tanto más cuanto que, según destacaron fuentes de la delegación, el Presidente ha “dicho las cosas que dice siempre”.

Balance de la gira

--Se siente que, tanto en la presidencia francesa como en usted, había muchas expectativas sobre su visita. ¿Cómo resumiría usted el balance de esta gira?

--A mí me parece que la gira salió como queríamos que saliera. Nosotros, en algún momento, sentimos la necesidad de dos cosas: de plantearle a Europa que para nosotros Europa es importante, y segundo plantearle a Europa lo que nos pasa y pedirles su ayuda. Europa es un continente enorme, del cual muchos de nosotros descendemos, y fundamentalmente son los grandes inversores que Argentina tiene. Estoy muy contento. Desde el inicio de la gira con el Papa, con quien para mí es muy gratificante siempre hablar y él sabe cuanto valoro y cuanto pondero sus juicios, y con quien, además, pudimos hablar sobre los problemas que tiene la Argentina. De algún modo, ese fue el inicio de lo que terminó en el Vaticano con el seminario sobre la situación actual, sobre capitalismo y sobre deuda. Desde ese momento tenía reunión con (el premier italiano Giuseppe) Conte, que también fue muy valiosa porque Conte tuvo un gesto de mucho apoyo explícito hacia nosotros. Luego estuvo la cena con (la mandataria alemana) Angela Merkel, que fue formidable también. Nunca había tenido la oportunidad de estar hablando más de dos horas con Merkel sobre lo que le pasa al mundo, a la Argentina, a Europa. Volver a reencontrarme con (el presidente del gobierno español) Pedro Sánchez, con quien somos amigos y estábamos esperando el momento de ser presidentes para poder volver a trabajar juntos. Y al fin el encuentro con Macron, un encuentro importante para la Argentina porque Macron casi me invitó a hablar del futuro diciendo “nosotros vamos a apoyar para que la Argentina salga de este tema”, incluso antes de empezar a hablar. Valoro mucho ese gesto y la actitud que tuvo.

El acuerdo con el FMI

--¿Cree que el acuerdo con el FMI está más cerca hoy luego de esta gira?

--El Fondo debe ver que el mundo advierte lo que nosotros estamos planteando. El Fondo, que tiene con Kristalina Georgieva una Directora Ejecutiva con mucha capacidad de escuchar, debe estar viendo lo que está pasando en Europa y cómo Europa quiere atender lo que Argentina ofrece como solución. Siempre hay instancias de diálogo y negociación y me parece que hoy estamos más acompañados que antes. Hace una semana nos sentíamos un poco más solos y ahora nos sentimos muy acompañados por las grandes potencias.

-- ¿Usted ya habló con Kristalina Georgieva?

--No. Sé que tuvo una larga reunión con Martín (Guzmán, ministro de Economía) que él me contó, que fue muy positiva según me dijo. Lo importante es que nosotros empezamos a contarle al mundo lo que nos pasó, lo que nos pasa y dónde queremos ir. Y es muy saludable para nosotros ver que el mundo nos está entendiendo.

La renegociación en la provincia

--Volviendo a la deuda y a lo que ocurrió en la Provincia de Buenos Aires con el vencimiento de los bonos, ¿se trata de una señal de apertura?

--Lo que pasó en la provincia de Buenos Aires es una decisión del gobernador que yo comprendo perfectamente. Estamos trabajando de buena fe en la negociación de la deuda. Ese fue un vencimiento que cayó anticipadamente en dólares y no quisimos que nadie pensara que nosotros queríamos defaultear. Queremos encontrar una solución real a la deuda sin caer en el default. Pero lo que también sabemos es que la deuda es insostenible. Va a ser imposible cumplir con las obligaciones. Esto lo sabemos desde antes de asumir. Por eso intentó el reperfilamiento, por eso mandó leyes pidiendo autorizaciones para reperfilar porque era imposible cumplir. Con lo cual, yo comprendo perfectamente al gobernador, pero va a ser muy difícil poder seguir la lógica del gobernador. Nosotros también tenemos disciplina fiscal. No vamos a andar emitiendo dinero a lo loco. Hemos hecho una propuesta y esperamos que la entiendan.

El rol del Papa

--¿Los pronunciamientos del Papa lo tomaron por sorpresa?

--No me sorprendieron porque en la charla privada que tuve con él hablamos de la Argentina. Y la verdad es que tenemos una visión muy parecida sobre lo que le pasa a la Argentina en materia económica y social: la necesidad de resolver el tema de la deuda como condición para poder crecer y la necesidad de que los argentinos dejemos de pelearnos por zonceras y nos pongamos, unidos, a enfrentar la crisis. En eso tenemos una mirada muy común con el Santo Padre. A mí no me sorprendió, me alegró que sean públicas.

El tema Venezuela

--Usted piensa que hoy es necesario volver a Contadora para resolver las crisis regionales. Ese grupo creado en los 80 y compuesto por México, Panamá, Colombia y Venezuela y luego Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay intervino para resolver los conflictos armados en América Central. ¿Cómo se vuelve hoy al espíritu de Contadora, qué papel puede desempeñar Europa y cómo se inscribe la Argentina en ese proceso?

--Tengo la impresión de que en Europa están viendo a la Argentina como un país que puede tener la capacidad de amalgamar situaciones de conflicto con normalidad, o sea, ayudar a que la normalidad no se quiebre en América Latina y se pueda trabajar juntos. Uno de esos temas que preocupa a todos es Venezuela. Lo que yo plantee es que debemos buscar otros caminos para resolver el tema de Venezuela porque si continuamos en este y seguimos haciendo las mismas cosas no vamos a obtener otros resultados. Todo lo que se hizo hasta ahora no sirvió para alcanzar un resultado mejor. En ese sentido, a todos los líderes de Europa les he planteado que Europa tiene que concentrar sus esfuerzos en Contadora, ayudar a Contadora para que Contadora reviva y traté de buscar una solución distinta. Esta mañana hablé con Josep Borrell (Alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad) y hablé de ese tema. Quedamos en ver cómo podemos sumar esfuerzos para trabajar ahí.

--El ex canciller de Raúl Alfonsín, Dante Caputo, solía decir que la Organización de Estados Americanos era como un hospital que estaba lejos de los heridos y que lo que había que hacer era mandar una ambulancia junto a los heridos. ¿Es un poco esa la idea?

---Bueno, yo quisiera que la OEA funcione como Dios manda, que es lo que no ocurre. Tengo que trabajar para que la OEA vuelva a ser la OEA y Contadora resuelva lo que no se está resolviendo. La OEA no tiene como tarea resolver un problema. El problema es que la OEA lo ha generado, lo ha profundizado. No pido que lo resuelva, sino simplemente que deje de complicarlo. Todos creemos que el problema de los venezolanos deben resolverlo los venezolanos. Y para eso hay que generar una mesa donde los venezolanos se sienten y recuperen el diálogo. Me parece que Contadora es un buen lugar para eso. Básicamente lo que siento es que el tema de Venezuela está como estancado y nosotros debemos salir del estancamiento. Y me parece que Contadora puede ser un mecanismo para salir de él.

--¿Los líderes europeos le han solicitado a usted que cumpla con algún rol?

--Ellos sienten que nosotros tenemos como una sensación de privilegio porque estamos institucionalmente muy sólidos, nuestra democracia no está en jaque ni en cuestionamiento de ningún tipo, la Argentina es un país culturalmente de peso en el continente. Entonces sienten que nosotros podemos hacer algo. Yo siento además que, si con otro presidente de América Latina, que tiene un pensamiento cercano al mío, que es Andrés Manuel López Obrador, si juntos nos ponemos a trabajar para ayudar a encontrar una solución con el tema de Venezuela, por ahí podemos favorecer el diálogo que tanto buscamos. En realidad, lo que nosotros queremos no es resolver el problema de los venezolanos, sino que los venezolanos se sienten y ellos resuelvan su futuro.

El “aislamiento” argentino

--En este contexto, ¿esta gira ayudó a disipar las dudas sobre el presunto aislamiento de la Argentina?

---Sí, creo que sí. Ayudo a algunos que, desde Europa, creían que nosotros teníamos una vocación distinta. Esas dudas fueran disipadas. Creo que ayudó mucho. También a quienes, desde adentro, creían que nosotros veníamos a marginarnos del mundo. Deben estar descubriendo cuánto les mintieron.

La figura de CFK

--Usted, ante Macron primero y luego en la conferencia que ofreció en el Instituto de Estudios Políticos, evocó la figura de Cristina Kirchner. En un momento se instaló la idea que era mal valorada por los líderes europeos.

--Ningún líder europeo me planteó semejante cosa. Inclusive Merkel la recordó varias veces como alguien muy vehemente en la defensa de sus posiciones y muy inteligente. Si hice una mención a Cristina es porque Macron, en su discurso preliminar, habló de las mujeres argentinas que habían tenido en Eva Perón un liderazgo importante. Yo dije que eso fue cierto, como tenemos en la Argentina hoy el liderazgo de Cristina en vastos sectores de la sociedad. Pero la verdad es que ningún líder europeo me habló negativamente de Cristina, al contrario. Para mí, Cristina expresa un liderazgo femenino singular, que no muchas mujeres en la historia argentina han tenido. Negar eso es como tapar el sol con las manos.

El fracaso de la política exterior de Macri

--El éxito de esta gira también fue desarmar el bastión de Macri a propósito de su política exterior exitosa.

---¿La de Macri? Te confieso que cuando escuchás hablar a los líderes europeos cómo se sintieron defraudados por Macri te das cuenta de que de exitosa no tiene nada. Mentirle al mundo no es una buena forma de hacer política.

La política exterior actual

--Paradójicamente el que vuelve a traer a la Argentina al mundo es usted.

---Ni una cosa ni la otra. El mundo es hoy una gran aldea y uno tiene que estar vinculado al mundo indefectiblemente. Pero la política internacional no es sacarse fotos. Es asumir compromisos más profundos y a lo largo de esta gira lo hicimos. Lo hicimos con el Papa, lo hicimos con las autoridades italianas, lo hicimos con Pedro Sánchez cuando hablamos de la necesidad unir más a América Latina con Europa, lo hicimos con Merkel hablando no solamente de la Unión Europea sino de alternativas de inversión alemana en la Argentina, y lo hicimos con Macron hablando de medio ambiente, de derechos de la mujer y de muchas cosas del futuro. Entonces no es solamente sacarse fotos sino asumir compromisos de otro tipo. También para nosotros fue importante lo de Israel. Pudimos hablar con las autoridades de Israel y con la oposición al actual gobierno. Me parece que tuvo mucho sentido.

La relación con Estados Unidos

--Y de cara al futuro queda Estados Unidos.

-- ¡Queda el mundo! Esto no debe ser una excepción sino como se debe funcionar. Nosotros necesitábamos explicarle a Europa. Europa es un continente que debe ser atendido de otro modo por la Argentina. Para mí era muy importante empezar como empezamos. Pero llevarnos bien con Europa no quiere decir que tenga que desatender a los Estados Unidos, a México, a Brasil, o a China, o a Rusia, no. Yo creo, como dijo Merkel, en la multilateralidad de las relaciones internacionales. No hay que concentrar los vínculos con uno. Creo en la multilateralidad y Europa es muy importante.

 

Fuentes oficiales confirmaron a Ámbito que se implementará en los próximos días. Los titulares de algunos programas, que hoy perciben la mitad de un salario mínimo, lo completarían a cambio de realizar tareas.

 

El Gobierno analiza cambios en el sistema de planes sociales, con la idea de que sus beneficiarios puedan alcanzar al menos el equivalente a un salario mínimo vital y móvil, que hoy es de $16.875, según confirmaron fuentes del Ministerio de Desarrollo Social a Ámbito.

Concretamente, la iniciativa apunta a los beneficiarios de los planes Salario Social Complementario y Hacemos Futuro, que hoy perciben la mitad del salario mínimo, para que alcancen los casi $17.000 a cambio de realizar un empleo, que podría ser tanto público como en el sector privado. Son en total unos 550 mil.

De hecho, algunos de esos titulares de planes ya empezaron con tareas en colegios bonaerenses. Y se apunta a trabajar con provincias y municipios. Con los privados, por ahora, no empezaron las conversaciones.

"Buscamos valorizar el trabajo de la economía popular y pasar de ser sujetos de politicas sociales a sujetos de politica productiva y laboral", afirmaron a este medio fuentes de Desarrollo Social

Desde el Gobierno se busca impulsar el empleo en áreas como construcción, producción de alimentos, reciclado, empresas textiles y recuperadas, economía del cuidado y agricultura familiar.

La iniciativa está siendo elaborada por los ministros de Trabajo, Claudio Moroni; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; el secretario de Economía Social de la Nación, Emilio Pérsico; y el subsecretario de Promoción de la Economía Social, Daniel Menéndez.

 

Se trata de uno de los ocho pasajeros de nuestro país que se encuentran en cuarentena en un crucero en Japón. Ya son 636 los muertos por esta enfermedad.

 

En el crucero el número de infectados se elevó a 61, sumándose en las últimas 24 horas 21 japoneses, 8 estadounidenses, 5 australianos, 5 canadienses, un argentino y un británico.

Un argentino que está varado en el crucero Diamond Princess en el puerto de Yokohama, Japón, contrajo coronavirus, transformándose en el primer latinoamericano en tener esta enfermedad que en China se ya cobró 636 vidas, con 31.161 pacientes contagiados.

Uno de los ocho argentinos que está en el crucero Diamond Princess en Japón tiene coronavirus, según informó la agencia local Kyodo News.

En el crucero el número de infectados se elevó a 61, sumándose en las últimas 24 horas 21 japoneses, 8 estadounidenses, 5 australianos, 5 canadienses, un argentino y un británico.

El crucero Diamond Princess zarpó de Yokohama (Japón) el 20 de enero pasado y pasó por los de Kagoshima y Okinawa, además de uno Hong Kong, donde subió un pasajero infectado que contagió a los demás (61 hasta ahora).

La empresa que administra los viajes del crucero informó que al menos hasta el 19 de febrero los pasajeros no podrán bajar de la embarcación.

Los pasajeros tienen restringidas las salidas de los camarotes, todos con baño privado, y les acercan la comida en forma diaria.

Hasta ahora, según el último anuncio de las autoridades sanitarias chinas, hay confirmadas 636 muertes por el coronavirus, con más de 31 mil infectados.

También se informó que se está haciendo un seguimiento a 3140.000 pacientes, quienes tuvieron contacto con alguno de los infectados con el coronavirus.

Otro dato preocupante en el país asiático dentro de los pacientes infectados con coronavirus 4.821 se considera que están graves.

La alerta sobre el virus que se originó en Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en China, es mundial, y ante esta situación, el presidente Xi Jinping mantuvo una conversación con su par estadounidense, Donald Trump, y le dijo que el desarrollo económico de su país no se verá afectado a largo plazo por la crisis del coronavirus.

Además, el mandatario chino le explicó a Trump que están haciendo todo para controlar el coronavirus y confían en que podrán hacerlo.

 

El canciller Felipe Solá hizo un breve balance de la gira europea y valoró el respaldo de los países y el papa Francisco. "Sentimos un ánimo muy fuerte de apoyar a la Argentina", afirmó.

 

El presidente Alberto Fernández regresó a la Argentina tras su gira por Europa, en la que obtuvo el apoyo de líderes del Viejo Continente a la intención oficial de renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Durante su viaje, el jefe de Estado recibió el respaldo de líderes como el papa Francisco, Emmanuel Macron (Francia), y Angela Merkel (Alemania), entre otros.

El primer funcionario en hacer un balance de la gira fue el canciller Felipe Solá. “Sentimos un ánimo muy fuerte de apoyar a la Argentina”, dijo el ministro que acompañó a Alberto Fernández durante la gira europea. El Presidente recogió apoyos a la posición argentina por la renegociación de la deuda de Alemania, España, Francia e Italia, además del papa Francisco y un respaldo del propio FMI.

“La gira fue excelente, no la podíamos pensar mejor. Confían en las intenciones del gobierno argentino”, ratificó Solá.

El avión de Air France que realizó el vuelo AF 228 proveniente de París aterrizó a las 9:50 en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini".

Tras haberse reunido con mandatarios y empresarios en el Vaticano, Italia, Alemania, España y Francia, el jefe de Estado tiene previsto mantener una serie de encuentros con sus colaboradores en la Residencia Presidencial de Olivos.

Ayer, en una entrevista con Télam y otros dos medios en el hotel Regina de París, Fernández evaluó ayer que su gira por Europa había salido como el gobierno "quería que saliera", juzgó que el FMI "debe estar viendo" que la región "quiere atender lo que la Argentina ofrece como solución" para la cuestión de la deuda externa y advirtió que "los líderes" de las naciones que visitó se sintieron "defraudados" con la gestión de su antecesor, Mauricio Macri.

El mandatario inició su visita al continente europeo el viernes último en Roma y El Vaticano, con encuentros con el papa Francisco y su par italiano, Sergio Matarella, además del primer ministro de ese país, Giuseppe Conte.

El lunes pasó por Alemania, donde se vio con la canciller Angela Merkel; se trasladó luego a España, donde estuvo con el presidente Pedro Sánchez y el rey Felipe VI; y, luego, viajó a París, la última etapa de la gira, donde se reunió ayer con el presidente Emmanuel Macron.

Ayer, el embajador argentino ante Estados Unidos, Jorge Argüello, fue recibido por Donald Trump quien se habría comprometido a apoyar a la Argentina ante el FMI. En su primer viaje oficial a Israel, Fernández le encomendó a Benjamín Netanyahu una gestión de buenos oficios ante Trump para facilitar la presentación de un nuevo plan de pagos de la deuda de 44.500 millones de dólares que el país acumuló ante el FMI durante la era de Mauricio Macri. Todo el trabajo previo ya está hecho: Guzmán se reunió a solas casi tres horas con Kristalina Georgieva en la embajada argentina en Roma y las potencias europeas apoyaron al Presidente en su doctrina de la insostenibilidad de la deuda. Ahora falta cerrar el acuerdo con Washington. El FMI enviará la próxima semana una misión al país para ya avanzar en un borrador del acuerdo. Por eso el Presidente dedicará sus primeras horas tras regresar al país a supervisar las negociaciones que, de mediar un acuerdo con el Fondo, podrían derivar en un propuesta más dura para los acreedores privados quienes podrían sufrir una quita, ya sea en los intereses o en el capital.

En su último día en París, el Presidente mantuvo reuniones con referentes de derechos humanos en París y una empresa minera que busca explotar litio en el norte argentino. Al igual que había sucedido al comienzo del periplo por el Viejo Continente, el mandatario recibió en el Hotel Regina a una veintena de argentinos que integran a organismos de derechos humanos: la Asamblea de Ciudadanos Argentinos Residentes en Francia (ACAF), el Colectivo para la Memoria, Hijos París y France Amérique Latine y Association des Amis est parents de françois disparus en Argentine.

En ese encuentro matutino, el jefe de Estado estuvo acompañado por la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo; y el diputado nacional Eduardo Valdés. “No hay otra forma de resolver la tragedia de la Argentina sino es con la Memoria, la Verdad y la Justicia. La política de Derechos Humanos es una sola, la que dicta la Constitución, de la que nunca debimos apartarnos”, remarcó Losardo. Como última actividad en Europa estuvo la reunión que Alberto Fernández mantuvo con directivos de la multinacional de minería y metales Eramet, que pretende sumarse al negocio de la explotación de litio en Jujuy. En tanto, el canciller, Felipe Solá, mantuvo una charla con su par francés, Jean-Yves Le Drian, para luego emprender el regreso con el resto de la comitiva argentina.

Se espera que en ese marco empiece a diagramar la primera reunión del Gabinete federal que se realizaría "en la Patagonia" hacia "fines de febrero": las ciudades sureñas que integran el listado de "capitales alternas" son Río Grande, en Tierra del Fuego; Caleta Olivia, en Santa Cruz; Comodoro Rivadavia, en Chubut; San Carlos de Bariloche, en Río Negro; y Cutral Có, en Neuquén.

Las fuentes consultadas por NA detallaron que el jefe de Estado comenzará a esbozar lo que será ese encuentro en el Sur, al que acudirán un "reducido grupo de ministros" orientados a las principales temáticas de la región.

Fernández retomó este viernes el ejercicio del Poder Ejecutivo, que por 30 horas y 37 minutos había quedado en manos de la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala.

 

El Presidente dialogó con líderes de compañías preocupadas por la situación económica. Hay expectativa por la comida que mantendrá con la canciller en medio de las negociaciones por la deuda.

 

Alberto Fernández desayunó con empresarios (Presidencia)

(Enviado especial a Berlín) Alberto Fernández inició una agenda nutrida de reuniones que culminará esta noche en una cena con Ángela Merkel. A las 10 (hora local), el mandatario desayunó con ejecutivos de empresas alemanas que están preocupadas por sus intereses en la Argentina.

“Argentina es un paciente en terapia intensiva”, introdujo el Presidente ante sus interlocutores. “No sólo me encontré con una economía destruida, sino cada vez que visito un país tengo que explicar que no somos populistas y que busco insertar a la Argentina en el mundo. El discurso del populismo fue un invento del gobierno de Mauricio Macri”, continuó.

Escuchaban atentos en un salón del Hotel Regent donde se hospeda la comitiva argentina, representantes de las compañías Hamburg Sud, Siemens AG, Voith, Smart Infraestructure, Grupo Hydro, DB. Ingeniería y Consultoría y Lindal Group, entre otras. También se sentó a la mesa el embajador argentino en Alemania, Pedro Villagra Delgado.

Mientras Fernández intentaba llevarles tranquilidad a inversores con intereses en el país, el ministro de Economía, Martín Guzman, ingresó al hotel varias horas antes de lo que se lo esperaba. El funcionario, que lucía vestimenta informal, ya había comentado con Sergio Chodos, quien lo acompañaba, las buenas noticias sobre la negociación del gobierno bonaerense con los bonistas que había llegaron temprano a su teléfono móvil.

El jefe de Estado instó a los ejecutivos a afianzar sus inversiones en el país y les abrió el juego para que plantearan sus inquietudes: “Si tienen algún problema, hablen conmigo y buscamos la forma de destrabar la cuestión”. Un representante de Voith aceptó la invitación y comentó los problemas que tienen en un proyecto que se había iniciado en Chihuido para la construcción de una represa. “Yo los voy a ayudar a levantar nuevamente esa obra”, contestó Fernández.

El intercambio dio lugar a cuestiones más generales. Los empresarios explicaron cuáles son las dificultades provocadas por el cepo cambiario y las trabas para girar utilidades a sus casas matrices. El líder argentino sabía de antemano que la cuestión aparecería en la conversación. Diplomático, Fernández reiteró sus palabras del inicio del encuentro: les explicó a los ejecutivos que la situación económica es delicada y les adelantó que por ahora es difícil pensar en una flexibilización del mercado de cambios. No obstante, se mostró contemplativo. Les dijo que los entendía y les prometió que en cuanto las condiciones generales lo permitieran, su administración suavizará las restricciones.

Antes de que terminara la reunión, uno de los empresarios invitó formalmente a Fernández a participar de un foro que se realizará a fin de año en Stuttgart. El jefe de Estado agradeció el gesto y se comprometió a dar una respuesta en los próximos meses.

Luego del desayuno, realizado bajo el formato “round table”, el Presidente resaltó en un breve contacto con periodistas: “Nos fue muy bien, pero pregúntele a ellos”. A continuación, Alberto Fernández se encontrará con importantes directivos de Bayer y Siemens. Cerca del mediodía abandonó el hotel Regent para caminar 200 metros hasta el Forum Drive del Grupo Volkswagen.

La intensidad del día obligó a la comitiva argentina a aplazar el almuerzo hasta la tarde. A las 16, el jefe de Estado ingresó junto a sus colaboradores a Augustiner am Gendarmenmarkt, un típico restaurant alemán de muy buenas críticas en sitios especializados. Pidió salchichas de cerdo con chucrut.

Los empresarios alemanes pidieron las entrevistas con el presidente para reconocer su presencia en Alemania y aprovechar la oportunidad para plantear sus dudas y preocupaciones respecto a la situación económica y a las medidas de emergencia dispuestas para bajar los niveles de inflación, mantener estable el dólar e iniciar un crecimiento posible del Producto Bruto Interno (PBI).

Por la noche, el jefe de Estado llegará a la Cancillería de Alemania con un objetivo político definido: lograr que Merkel apoye su estrategia de negociación de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La líder alemana respaldará la estrategia de Alberto Fernández, pero a cambio solicitará en términos diplomáticos el compromiso presidencial de modificar ciertas variables de la emergencia económica.

Merkel defiende las inversiones germanas en Argentina y por eso propondrá a Alberto Fernández que se arbitren decisiones políticas y económicas destinadas a facilitar el funcionamiento de las empresas sostenidas con capitales locales. La Canciller -explicaban anoche en Berlín a Infobae- no quiere privilegios económicos, sólo desea que el actual modelo argentino contemple regresar a los cánones del libre comercio del siglo XXI.

Alberto Fernández entiende los planteos aterciopelados que hará Merkel, pero sólo abrirá la mano cuando Guzmán le asegure que una mínima apertura del cepo no implicará una hecatombe en el mercado de divisas en la City Porteña.

El presidente también tiene previsto que Merkel aborde la situación legal del acuerdo Mercosur-Unión Europea. En este contexto, Alberto Fernández lideró una reunión de trabajo que compartió con el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el jefe de Gabinete de Cancillería, Guillermo Justo Chaves, para preparar los argumentos presidenciales ante las previsibles preguntas de la canciller alemana.

Alberto Fernández es crítico del tratado Mercosur-UE y sostiene que no se conocen públicamente todos sus detalles. Para la diplomacia alemana, el presidente argentino está equivocado en sus dos conceptos: Merkel asegura que el acuerdo histórico rendirá beneficios para el Mercosur, y que su texto está en poder del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Pese a los cuestionamientos políticos de Alberto Fernández al tratado Mercosur-UE, no tomará la decisión de renunciar a su cumplimiento formal. El presidente está enfocado en la negociación con el FMI, y no hará ninguna jugada que complique encontrar una solución a la crisis de la deuda externa.

 

Pág. 7 de 1015

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

ARGENTINA - CHACO

argentina-flag
Chaco_province_in_Argentina

Pronóstico de Tutiempo.net